Tendencia

Orgía de mamadas y folladas sin condón con Edji Da Silva, Gabriel Phoenix, Max Adonis, Dylan James, Ruslan Angelo, Drake Masters, Max Arion, Manuel Skye y Robert Law | Lucas Entertainment

Belvedere Breeding Orgy

Por todos los chicos era conocida esa regla al entrar en determinados pubs de categoría. En algunos había que entrar vestido de etiqueta, en otros se impedía la entrada a todo aquel que llevase los calcetines blancos, otros obligaban a ir de corbata e incluso en algunos daban entrada gratis a todo aquel que estuviera dotado con una pija mayor de veinte, enseñando la chorra al guarda de seguridad, que se la medía regla en mano sosteniendo la picha entre sus manos.

En el belvedere de la mansión de Fire Island también había una regla: cruzar la puerta, desnudarse completamente y subir al piso de arriba, a la suite de la cama grande capaz de acoger en su gran colchón a suficientes hombres como para montar una orgía. Edji Da Silva, Gabriel Phoenix, Max Adonis, Dylan James, Ruslan Angelo, Drake Masters, Max Arion, Manuel Skye y Robert Law ya estaban sobre él, desnudos, cachondos, con las pollas tiesas, retozando unos sobre otros.

Estaban en el puto paraíso, observando con deseo sus cuerpazos musculados, los rabos enormes desplomados sobre sus torsos, desafiándose con miraditas y sonrisas, jugueteando entre ellos a la búsqueda de ese otro tio con el que sintieran una conexión especial para empezar. Pero todos eran demasiado guapos, atractivos y bien dotados como para quedarse sólo con uno.

La cadena de favores comenzó por un morreo, los que se besaban recibieron sus primeras de muchas mamadas y los que estaban chupando a su vez recibieron otras. En cuestión de segundos sobre esa cama había nueve santos varones abandonándose a la lujuria, morreándose, gimiendo mientras otras bocas se llenaban de rabo y les hacían estremecerse del puto gusto.

Los empotradores con las vergas más tochas enseguida se agenciaron algunos culos para meter sus pollas desnudas y calientes. La cama era un mar de hombres mamando rabos y follando. Cualquier agujero era trinchera y algún activo no pudo resistirse a la penetración de otro que llegaba por detrás dispuesto a hacer un trenecito de placer.

Los culazos más exigentes no tenían suficiente con una polla dentro, así que uno por delante y otro por atrás, abrazados por dos machotes, les rellenaban el ojete de rabos. En unos minutos cada uno había tomado su rol. Los que daban, los que recibían y aquellos a los que no les importaba hacer ambas cosas. Había casi igualdad entre los que les gustaba dar y recibir, pero por si acaso, también para acostumbrar esos ojetes a cosas grandes, sacaron algunos juguetitos del cajón.

VER BELVEDERE BREEEDING ORGY EN LUCASENTERTAINMENT.COM

VER BELVEDERE BREEEDING ORGY EN LUCASENTERTAINMENT.COM

Mostrar más
Botón volver arriba