Malec penetra sin condón el apretado culito de Jared | Corbin Fisher

Soaking Jared

El chaval estaba un poquito nervioso, así que Malec dio el primer paso y cruzó el espacio vital de Jared para besarle. En el fondo sabía que ese chico se moría por besar sus labios, rodeados por el bigotito y la barbita descuidada que llevaba ese día y que le quedaba genial en su guapísima cara. Los brazacos que marcaba tan fuertes con las mangas arremangadas de la camisa vaquera, aumentaban su atractivo hasta el límite.

Jared le ayudo a desabrocharle todos los botones. Todos. Empezó por los de la camisa, descubriendo su fornido torso de grandes pectorales y amplios pezones y siguió por el de los pantalones. Llevaba puestos unos calzones Tommy azules de pata larga. Jared no podía parar de besarle, de tocar su cuerpo y después sobarle la polla dura y tiesa que se le marcaba por encima de la tela de los gayumbos.

Tiró de la goma hacia abajo, se los sacó, le puso la pichota en verticar y se la empezó a mamar. Estaba durísima, tanto que le costaba enderezarla. Los gemiditos de Malec llegaban hasta sus oídos y se revolvía en la cama moviendo esas piernazas grandes y peluditas mientras él no dejaba de cabecear reverenciando su larga polla.

Cuanto más escuchaba sus gemidos, más hambre le entraba. Abrió la boca a tope, despejó la garganta y tiró hasta el fondo tragándosela casi entera, hasta que le vino la arcada. Jared giró sobre su cuerpo y le dio de comer rabo para que se callase un poco. Se hicieron una buena comida de rabo y huevos. Cuando Jared supo que el rabaco de Malec estaba preparado, andó unos pasos hacia adelante dándole la espalda y se lo insertó por el ojete sin condón.

Malec comenzó a penetrarle duro desde abajo. Le había dejado poco espacio a posta, lo que obligaba a Malec a tomar impulso primero hundiendo su trasero en el colchón. Jared no dejaba de tocarse la minga, de pajeársela mientras se lo follaba. Se puso a cuatro patas y siguió zurciéndosela a la vez que Malec le agarraba por las caderas y se lo zumbaba.

Su apretado culito le gustaba mucho a los chicos y al mirar hacia atrás de reojo vio que Malec tenía ya las mejillas sonrojadas. Le dio un regalo especial, tumbándose bocarriba, abriéndose de piernas para él y dejando que siguiera con la follada, pero esta vez mirando cómo se la pelaba o dejaba rebotar su rabo sobre su vientre, con un buen par de pelotas bien marcadas en la base.

Todavía quedaba algo de timidez en Jared, sobre todo a la hora de mirar a los ojos a Malec. Prefería mirar hacia abajo o a su torso, aunque de vez en cuando cruzaban alguna mirada de décimas de segundo que enseguida desviaban por miedo a conectar demasiado. Jared incrementó la velocidad de la paja con su mano izquierda, apretando bien su pene en el puño, deslechándose sobre los pelos del rabo y su barriga.

Malec esperó a que el chaval se hubiera corrido para sacarle la polla del culo y tomar su turno. Se masturbó el rabo con la zurda también, pero agarrándose la polla del revés, lo que le hizo soltar un chorrazo largo que salió volando por encima del muslo de Jared. Aprovechó que todavía tenía el cipote deslumbrante y despampanante para meterla de nuevo al calor de ese apretado culito.

VER SOAKING JARED EN CORBINFISHER.COM

VER SOAKING JARED EN CORBINFISHER.COM

Mostrar más
Botón volver arriba