Tendencia

Bo Sinn se folla el culazo de Eddy Ceetee sin condón con su gigantesca polla y le mete una preñada | BROMO

Bred By The Fugitive

Luces azules y rojas en la ciudad blanca. Bo Sinn se había escapado del trullo y se fue a colar de forma impertinente en la casa de Eddy Ceetee, justo cuando este se estaba dando auto placer en el sofá, metiéndose un enorme dildo por el culo. Eddy levantó las manos y se quedó de piedra. Su dildo también se quedó parado dentro de su culo. Eso sí, prefería una polla de verdad y a lo mejor ese tio…

Le invitó a ir hacia el sofá con un gesto de su dedo. Bo era hetero confeso, pero en el trullo había aprendido a valorar lo que era un agujero donde meterla y ya se sabe eso de que en tiempos de guerra, cualquier agujero es trinchera. Lo que Eddy no esperaba es que ese preso la tuviera tan jodidamente larga y enorme. Bo se la sacó justo encima de su jeta y Eddy se quedó asombrado, una vez más.

Menudo rabaco cilíndrico, gigantesco, cilimbreando todavía amorcillado delante de su cara y con el capuchón puesto. Se acercó un poquito más. Olía a rabo. La acogió con la boca y comenzó a ponerla dura entre sus labios. Al principio parecía hasta que le iba a caber entera, pero pronto se dio cuenta de que esa mazorca crecía sin límites y cada vez le costaba más tragar, cada vez tenía que abrir más la boca para comerle el trabuco.

Bo se vajó el mono por la cintura. Mientras se la chupaba, Eddy miró hacia arriba. Además de pollón, tenía un cuerpazo, tatuado y con todos sus músculitos bien marcados. Notó cómo Bo le acababa de plantar las dos manos detrás de la cabeza y hacía fuerza hacia abajo, impulsando su cabeza para que se la comiera toda. Menuda pollaza le había caído del cielo.

Se habría quedado horas, días, chupándola de lo rica que estaba, pero se ve que ese cabrón  estaba necesitado. Quería su agujero. Levantó a Eddy y lo llevó a empujones por detrás del sofá, inclinándolo sobre el respaldo. Al momento estaba atravesándolo sin condón con esa gigantesca polla. Eddy estaba acostumbrado a araer hombres con grandes herramientas que pudieran satisfacer su enorme culazo, pero aquel rabo superaba todas sus expectativas. ¿Cuándo fue la última vez que tuvo que agarrarse una nalga y abrirse tanto de piernas para dejar pasar a un hombre hacia su interior? Ya ni lo recordaba.

La follada quedó interrumpida. Un poli chulazo y guapetón se presentó en su casa preguntando si había visto a un tipo de las características de Bo. Prometió decirle algo si lo veía. Ni de coña iba a entregar a la pasma a un tio así sin terminar la follada. Cuando el poli se fue, Bo la tenía rebajada y volvieron a empezar. Otra mamadita. Esta vez el hetero se dejaba mirar a los ojos mientras se la chupaba.

Bo se quitó el mono. Estaba impresionante. Se sentó en el sofá y con una mano se enderezó el rabo para que Eddy sentara su majestuoso culo encima. Apenas se había ensartado un tercio de la polla cuando Bo comenzó a endiñarle desde abajo. Eddy comenzó a saltar. Su precioso y enorme culo parecía una pelota rebotando. Nunca había tenido una tan grande dentro, tanto que ni podía metérsela entera.

Eddy se cascó una paja mientras Bo le daba por culo. Vio sus gestos de gusto, sus gruñidos anunciando la corrida. El cabrón hizo ademán de sacársela para correrse fuera, pero lo que hizo fue dejarle dentro parte del rabo y meterle una preñada. Si a Eddy le hubieran dicho que esa mañana iba a terminar follado en su sofá por un chulazo así, recién fugado y que al acabar resbalarían por la raja de su culo los mecos de su preñada, no lo hubiera creído.

VER BRED BY THE FUGITIVE EN BROMO.COM

VER BRED BY THE FUGITIVE EN BROMO.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar