Kris Evans penetra el culazo de Helmut Huxley sin condón y se corre a lefazos en todo su ojete | Bel Ami Online

No todos los días uno tiene la oportunidad de comerse un pollón legendario y Helmut Huxley está a punto de catarlo en toda su inmensidad. Se pega todo lo que puede a Kris Evans mientras este le enseña en el móvil sus recientes vídeos trabajando duro en el gym para tener ese cuerpazo de culturista que tiene. Helmut de vez en cuando retira la vista de la pantalla y mira lo que tiene enfrente. Tremendo chulazo. Baja la vista un poco por debajo de su cintura y puede ver algo que abulta bajo los pantalones de deporte de algodón. Es como si pudiera sentir ya el calor de ese rabo en su mano.

Basta ya de vídeos. Helmut le confiesa lo que más desea en ese momento. No se lo dice claro de viva voz, pero con una mirada a su entrepierna y una mordidita de labio inferior lo deja más claro que el agua. Kris se tumba sobre la cama y se deja hacer mientras el chavalín recorre con la boca sus curtidos abdominales de acero, lamiéndole cada protuberancia de esa tableta de chocolate.

Baja la goma de los pantalones y la pollaza sale rebotando hacia arriba como un resorte, lentamente, bien pesada, señal de que es una buena mazorca a la que sacar todo el jugo. Helmut se pone nervioso la ver ese rabo tan deseado en el mundo entero. Saca la lengua y le relame la parte inferior de la polla. La chupa y le pega unos cuantos mordiscos antes de metérsela dentro de la boca.

Está riquísima y con lo larga y grande que es tiene polla para aburrir. No se ha olvidado de lo que acompaña a un buen rabo como ese. Con ambas manos le coge los pantalones ajustados a las caderas y tira hacia abajo. Ahí están esos maravillosos e inigualables cojones colgando, enormes, deslizándose entre las piernas. Le chupa la piel vacía de los huevos, el espacio entre la base del pene y sus pelotas y poco a poco va bajando para relamerle los cojones intentando subírselos hacia arriba.

Para entonces el pollón de Kris se ha puesto bien duro. Una estaca voluminosa apunta en vertical hacia arriba, venosa y atractiva como ella sola. Kris le devuelve el favor poniéndose de rodillas y comiéndole el rabo. Si no fuera porque al lado tiene un competidor de pura cepa, frente a otro Helmut se hubiera lucido pero bien, porque rabo tiene, muy largo y bien gordo, con unas lindas pelotas juntitas como melocotones gemelos.

Kris le trabaja el culito a lengüetazos mientras le mete mano entre las piernas y le masturba la larguísima polla. Con el ojete bien húmedo, le presenta el pollón en el agujero, sin condón. Un empujoncito hace que la cabeza del cipote se meta dentro de su culo. Le da unos ligeros toques en la entrada como mojando el pincel y se la inserta toda entera.

Están de lado y Helmut puede verlo todo. Kris dentro de su cuerpo, culeándole desde atrás, su cojón izquierdo descansando en el muslo y el derecho impulsado con fuerza hacia adelante cada vez que arremete una embestida. Kris se acerca a su cara para que sienta su gusto y sus gemidos. Helmut se pone a cuatro patas y Kris de nuevo detrás de él, metiéndole toda la barra de carne a pelo por el culo.

Puede sentir toda esa pedazo de barra enorme y el plus de sus enormes bolas golpeándole por debajo. Tanto gusto le lleva a cascarse una pajilla y dejarse la leche encima. Kris le ha dejado el ojete bien abierto. Le saca la polla del culo y se la masturba apuntando hacia su agujero. Estando bocarriba no puede verlo, pero sí sentirlo, un montón de chorrazos calentitos de lefa impactando contra la viciosa y mojada raja de su trasero.

VER A KRIS Y HELMUT EN BELAMIONLINE.COM

VER A KRIS Y HELMUT EN BELAMIONLINE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar