Camilo Uribe debuta en el porno reventando a pollazos el culo de Joaquin Santana sin condón | Fucker Mate

Cuando Joaquin Santana vio a su compatriota colombiano Camilo Uribe en el aeropuerto de Barcelona, no podía creer su suerte. Se acercó a pedirle un autógrafo a su estrella favorita, no porque fuera cantante, tampoco cocinero ni una estrella de la televisión, sino porque en twitter tenía miles y miles de seguidores que, como él, se habían machacado la polla a fuego lento y repartido cañonazos con sus vídeos cañeros.

Lo que no esperaba Joaquin al acercarse como todo un fan es recibir lo mejor que le podía haber ocurrido, una proposición indecente, un autógrafo pero de otra forma, comenzando por un paseo por la ciudad y follarle el ojete en la habitación del hotel más tarde y es que a Camilo le chiflaba empalar culitos de chavales así de delgaditos y más bajos que él. Con la propuesta, a Joaquin se le hizo el culo pepsi cola.

Visitaron las calles y lugares más emblemáticos de la ciudad, entre ellos la Sagrada Familia y al llegar al hotel estaban los dos más salidos que un tren. Camilo le puso contra la pared y le sacó toda la ropa de encima en cuestión de segundos. Joder con el chavalito, iba ya preparado con unos gayumbos que le dejaban el culo al descubierto, para llegar y meter polla. Eso se la puso morcillona, tanto que al sacarse él toda la ropa y quedarse en calzones, la minga se le balanceaba como una diosa por dentro de un lado a otro toda apretada contra la tela.

Recorrieron el pasillo sin dejar de tocarse y besarse como locos, puso al chavalín de rodillas y le dio de comer rabo de butifarra. Dios qué locura, le estaba comiendo toda la polla al tio de internet con el que tantas pajas y tanta leche se había dejado encima! Todo un cuerpo musculoso y de fibra delante de él y en medio ese pedazo de rabo gigante y duro, decorado con unos pelos en la base de la polla que le volvían loco, porque era el único lugar donde tenía vello.

Se llevó unos cuantos hostiazos de polla mientras mamaba y Camilo se acercó a su boca para cerdearla mezclando sus babas con las suyas, escupiéndole dentro de la boca para ayudarle a tragar mejor. A pesar del esfuerzo, era tan gorda y larga que se quedó en una marca de diez centímetros por tragarse.

Si algo tenía claro Joaquin, es que el ser tan pequeño le proporcionaba una gran ventaja en el sexo, siendo todo un imán para los tios más pollones, porque en su culito, los dedos grandotes de un buen macho penetrándole, se convertían en casi pollas y las pollas en auténticas máquinas de follar siempre a punto de preñarle de tan apretaditas que se quedaban dentro de él.

Esta vez fue Camilo el que se puso de rodillas para adorar semejante culazo. Le lamió y le esnifó como un cerdo toda la raja. Cuando se levantó, Joquin miró hacia atrás y se asustó al ver aquella tranca gigante a punto de enfilarle el trasero. Sintió la necesidad de lubricarla un poco más con saliva. Camilo le dejó hacerlo pero jugó un poco con él. Le puso tumbado boca arriba sobre la cama, la cabeza entre sus piernas y le folló la boca.

Cuando se vio preparado, Joaquin se dio la vuelta, se abrió de piernas y le ofreció todo su culito tierno. Camilo le exploró el ojete primero con el capullo. Se lo plantó a pelo en el agujero y tiró hacia adelante. Era acojonante ver cómo cedía cada cachete a su paso. Lo metió y lo sacó varias veces abriendo hueco y después de un rato de preliminares, le clavó la polla.

Se la metió hasta los huevos, sin compasión, agarrando al chavalín con las manos por el cuello. Disfrutaba haciendo de ellos sus putitas y Joaquin lo sabía como buen fan que era. Lo que nunca pudo imaginar es que era posible que un tio te rellenara el culo de polla de esa forma como ningún otro lo hacía.

Pura fibra y pura fuerza, follando Camilo se convertía en un puto animal que no medía sus actos. El gusto de meter la polla en lugares tan apretados le volvía loco, ponía en marcha todos los músculos del cuerpo, escupía a sus víctimas y se la empalaba hasta el fondo sin miramientos.

Joaquin intentó calmarle tumbándole sobre la cama, cabalgándole la polla, haciéndole una pajilla porculeadora. Era eternamente larga. Por mucho que plantaba el culo, aquello parecía no tener puto fin, menuda barra. Pero ni por esas. Los pocos segundos que pudo brindarle una buena paja, se convirtieron en un espejismo, porque al rato ya estaba agarrándole por las caderas y bombeando desde abajo con toda su fuerza. Dándole por el culo a lo bestia y mirando la cara de esfuerzo de su estrella favorita, se sintió como en otro mundo.

Empalado sobre esa polla gigante, el chavalín se sentía como un pivote. Hizo el avioncito sobre ella sin sacársela del culo y le regaló las vistas de su trasero volviendo a hacerle una pajilla a fuego lento y con mucho cariño. Y otra vez Camilo bombeó desde abajo con fuerza metiéndosela del cabezón a los huevos en una tanda de pollazos rápidos, antes de ponerle a cuatro patas sobre la cama y follárselo al estilo clásico.

Las manos de Joaquin intentaban frenar sin éxito los muslos de Camilo para que fuera más despacio. Camilo hacía caso omiso, le retiraba los brazos y le obligaba a reprimir sus gemidos con la cabeza a ras del colchón. Sentirse tan puta en la cama le daba la vida.

Camilo le cogió entre sus brazos, se puso de pie con él en volandas y lo hizo suyo, empujando con las manos el culo hacia arriba y dejándolo caer repetidas veces haciéndolo resbalar por su enorme polla. Para ser tan delgadito, menuda fuerza tenía el cabrón en los brazos. Lo llevó así, en volandas, tumbándolo sobre la cama sin dejar de regalarle pollazos a tutiplén. Joaquin aprovechó para hacerse la paja, sintiendo toda esa barra de carne perforando todo su ser.

La hora del autógrafo que tanto ansiaba, había llegado. No hicieron falta boli ni papel, tan solo una buena pollaza con mucha tinta y una carita dispuesta a recibir placer. Joaquin se quedó tumbado boca arriba en la cama. Camilo empezó a hacerse la paja con el rabo justo encima de la cara del chavalín y empezó a ducharle la cara y el cuerpo con lefa blanca y espesita dulce como la miel. No se duchó en varios días para que no se le borrase el autógrafo de encima.

 ENJOY NOW CAMILO URIBE BAREBACKING JOAQUIN SANTANA AT FUCKERMATE.COM

 ENJOY NOW CAMILO URIBE BAREBACKING JOAQUIN SANTANA AT FUCKERMATE.COM

Cerrar