La primera vez que alquilé una peli porno gay en el videoclub del barrio

Ahora está a tiro de click con el ratón, te metes en cualquier página web dedicada al porno gay y en un momento ya estás matando el tiempo agarrándote la polla y machacándotela a gusto solo o en compañía, pero hace diez añitos que yo por lo menos aún no tenía internet, la cosa no era tan fácil y había que poner algo de esfuerzo y pasar un poco de “vergüenza” para poder calmar las ganas de ver a modelazos follando como cabrones.

Curiosamente mi primera peli porno que alquilé no era de porno gay precisamente. Un domingo por la mañana aproveché que mis padres se habían ido a comer fuera y me metí en el bar videoclub del barrio. Fui con la torpeza de primerizo como mirando primero las estanterías de pelis normales y le pregunté al chico de allí que si tenían la de “Super Mario Bros” (que ya ves tú no sé ni por qué dije eso). Me dijo que sí, me hice el remolón asintiendo y seguí mirando. Perdí un poco esa vergüenza del principio y ya me fui directo a la zona de pelis porno. No había ninguna gay y aunque la hubiera habido no sé si habría tenido el valor de cogerla y llevarla al mostrador.

Tonto no soy, así que intenté elegir, ya que era la primera que alquilaba, una en la que saliesen muchos tios y se viesen buenas pollas, que era lo que me interesaba, así que cogí la de la carátula donde varios estaban alrededor de una piba con todas las trancas galopando. La llevé nerviosito perdido al mostrador, porque me daba un poco de palo enseñársela al chaval, me sonrió y la verdad que le tengo que estar enormemente agradecido con lo que hizo. Me dijo que esa peli no la tenía porque estaba alquilada ya, pero el tio abrió el armario y cogió una llamada “Sueños Húmedos” (no la podré olvidar) y me aconsejó “mira, llévate esta que te va a molar”.

echoes 1

Salí de allí ya relajado por el mal trago de esa primera vez con la peli entre las manos sin saber qué hostias me había alquilado. Llegué a casa, la enchufé al video y he de decir que desde luego aquel chaval del bar tenía buen gusto, porque menudo peliculón me preparó, se nota que él ya la había disfrutado, cada escena tenía una piba solo y con dos o más tios, todos con el rabo enorme dándole de comer, follándosela por turnos y a doble rabo y lefándo a tope. Me puse fino ¿sabes?

Repetí un par de veces más en las que el chaval me aconsejó pelis, y como él las había visto antes, no dejaba de pensar al agarrar la cinta que a lo mejor él la había cogido con toda la lefa en la mano y la había pringado un poco, algo que no dejaba de excitarme más todavía, pero era una lástima que no las tuviese gays.

Por eso decidí probar en otro videoclub de un bar que habían abierto cerca a ver si había suerte. Me fui a la zona X al final y otra vez me tocó remolonear un poco haciendo como que estaba buscando pibas con buenas tetas, porque allí había otro chaval mirando. Lo que me acojonó es que el tio me miró y me sonrió diciendo “ey tio, venimos a lo mismo eh?”. Yo me quedé asintiendo como bobo, además el tio estaba genial, pero siguió mirando por ahí y no me dijo nada más. No dejé de dar vueltas hasta que se fue y entondes la encontré por fin, una peli porno gay y además con una pintaza increíble, con contraportada de montones de tios en un gimnasio, pollazas enormes. No me lo pensé más y salí disparado al mostrador pensando en que para salir de allí aún me quedaba la parte en la que se la entregaría al chico del mostrador y sabría que era gay.

echoes 24 echoes 21

Muy profesional, la sacó del armario, se la pagué y me fui. En sucesivas veces, el chaval tuvo la consideración de decirme que era suficiente con que le llevae el papel dentro de la carátula para no tener que pasar el calvario de estar allí esperando con la peli en la mano.

Esa primera peli porno gay que vi me dejó alucinado e inició de alguna forma mi gusto por el porno gay y todo lo que ha venido después. Era “Echoes” de Chi Chi LaRue y podeis ver lo que la disfruté desde este enlace que os dejo aquí comentada. Todavía recuerdo lo mucho que me impactaron algunas escenas, ya que era la primera vez que veia este tipo de cosas, como ver a uno tumbado boca arriba con otro saltando y clavándose la polla o otro tio de culo impresionante bombeando la boca del compañero dándole de comer rabo, o la escena del gimnasio con una orgía que termina en bukakke, con muchas pollas enormes y mucha leche disparada… de alucine.

echoes 15 echoes 14 echoes 13

Mostrar más
Botón volver arriba