Justin, Bart Cuban y Ethan O’Pry se follan sin condones en el cuarto de baño | Bel Ami X Sean Cody

BEL AMI ONLINE

Ahora que los chicos estaban desayunando en el jardín de la bonita villa en España, Justin decidió tomar un baño caliente y relajado. Calculó con que contaría con una media horita antes de que se formara de nuevo jaleo en la casa y de cualquier forma lo que estaba haciendo era casi una temeridad, pues en una casa llena de tios salidos deseando follar, meterse desnudo en el baño y dejar la puerta entreabierta, era jugar con fuego.

Precisamente es lo que sucedió. A Ethan O’Pry le entraron ganas de mear y Bart Cuban salió detrás de él. Cuando fueon a entrar al baño se encontraron a Justin disfrutando de su merecido descanso, pero ellos querían de él todo menos darle paz. Había una regla no escrita en esa casa y es que si te encontrabas en alguna estancia a un tio en pelotas, tenías derecho a propasarte con él.

Lejos de cabrearse por ver interrumpido su momento a solas, a Justin le hizo tilín ver a esos dos chavales. Ethan le parecía muy guapete y risueño, encantador, mientras que Bart era el típico chulazo que se llevaba a todos de calle con su porte tan varonil, atractivo y cachas. Justin se levantó mojado en la bañera para enseñarles lo durita que se le estaba poniendo de imaginarles a los dos desnudos.

No tardaron en estarlo y Justin se inclinó para comerles las pijas. La de Bart le dejó impresionado. Encima de buenorro, el cabrón estaba muy bien dotado con una pollaza larga, gorda y fuerte como un roble. Le encantaba todo ese pellejito rodeando su gran cipote, pegadito a él con su lubricante natural. Se fijó en el torso de Ethan, admirable, atlético, definido, marcando un six-pack que le estaba dejando loco.

Como el mayor de los tres que era, Justin dirigió el cotarro a su antojo y los dos chavales se dejaron querer y mandar. Después de comerles el culito a los dos para ver el percal y lo que se venía, se arrodilló junto a Ethan en el suelo y entre los dos le comieron la pija a Bart. Estaba deliciosa y quedaba de lujo entre dos boquitas hambrientas. Aunque le habían metido bien de saliva, el pellejo todavía permanecía bordeando el cipote, lo que la hacía todavía más irresistible.

Se fueron pasando el testigo de uno a otro, la pajearon duro entre sus manos y se dieron un morreo con la polla en medio de sus bocas. Entre los dos le hicieron una buena comida de rabo y pelotas. Bart agarró fuerte sus cabezas con las manos y las empujó hacia el centro, luego metió su polla entre los labios y se los folló. Por fin el capullo emergió de la piel.

Bart se agachó e hicieron con Ethan lo mismo, devorándole todo el pijote. Parecía de tamaño medio, pero comprobaron que una vez dentro de la boca, al intentar metérsela por la garganta, era más larga de lo que parecía a simple vista. Por lo menos les dibujó algunas lágrimas en los ojos. Bart la meneó entre sus labios. Justin se dedicó a chuparle los huevos.

Con esos dos chavales tan giapos, enérgicos y potentes, Justin sintió la necesidad de que le reventaran todos los agujeros. Imaginar sus abdominales marcaditos y a plena potencia, dándolo todo con esas ganas de meter la polla por un agujero, le puso cachondo. Regresó a la bañera apoyándose en los bordes con las manos, separando las piernas, dejando su culazo grande, blanco y redondito en buenas manos.

Bart se metió con él en la bañera, por detrás, rabo en mano. Sintió el enorme cipote acoplándose a su agujero, un gemido de placer, cómo poquito a poco se la iba metiendo a pelo, labrándose un hueco, super apretadita, con los pelitos del ano de Justin mojaditos deslizándose por su rabaco gordo y grande. Le dejó follarle un ratito y deseó que ese granuja se lo estuviera pasando bien antes de darse media vuelta y dejar que Ethan probara lo suyo.

Después de que el otro le abriera el hueco, la suya entró sin problemas y hasta el fondo. Ethan le metió una buena tanda de pollazos clavándosela hasta las bolas, con tanta fuerza que Justin tuvo que alargar una mano y rozarle la pierna para que calmara esos nervios. Folladito por esos dos chavales, a Justin se le antojó metérsela a Bart. El chico estaba buenísimo y no veía el momento de clavársela y sentir cómo toda esa pollaza que tenía entre las piernas se mecía a su son.

Qué biceps, qué pectorales y qué musculazos. Poniendo a prueba su resistencia, le sentó en la butaca que había a la salida de la bañera y le cabalgó. Quería toda su leche y no paró de culearle la polla hasta que le dejó preñado. Empezó a escucharse jaelo por ahí abajo. Iba siendo hora de terminar. Ethan y Bart se sentaron juntitos, desnudos y pajeándose en la butaca. Estaban deliciosos. Justin se puso de pie cerca de ellos, se hizo una paja y soltó un buen chorrazo que impactó directo debajo de los pectorales de Bart, chorreando hacia sus abdominales.

Bart se lo esparció por el abdómen como si fuera cremita. Al ver eso, Ethan no aguantó más. Justin y Bart se agacharon para ver cómo se corría. La lefa brotó de su polla. Justin y Bart se la fueron turnando para dejarla limpita y se morrearon con la leche entre sus bocas. Los tres se quedaron un ratito en el baño riendo felices por la guarrada que acababan de hacer, la mejor forma de comenzar otra mañana en esa villa que estaba ya en el punto de ebullición, perfecta para que de un momento a otro se cocinara en ella lo más grande.

VER A ETHAN, BART Y JUSTIN EN BELAMIONLINE.COM

VER A ETHAN, BART Y JUSTIN EN BELAMIONLINE.COM

VER A ETHAN, BART Y JUSTIN EN SEANCODY.COM

VER A ETHAN, BART Y JUSTIN EN SEANCODY.COM

Mostrar más
Botón volver arriba