Sesión de fotos de Porn Hub para el atractivo y super dotado Brad Hunter | Bentley Race

Los demás veían en Brad Hunter a un chico agradable, simpático y atractivo de ojos azules, todo un príncipe. Por suerte Ben era de los pocos que conocían lo que se ocultaba detrás de esa arrebatadora mirada y debajo de esa ropa. Lo había visto ya muchas veces, pero siempre era una alegría para la vista volver a repetir con él. Ese día tocaba sesión de fotos para su perfil de Porn Hub.

Joder, cómo conseguía ese cabrón que le temblara el pulso cámara en mano, cuando le daba la espalda mirando hacia atrás, bajándose los vaqueros, enseñándole ese culazo bonito que tenía una de las hendiduras más hermosas que Ben hubiera visto jamás, con la forma perfecta para depositar en ella un buen cipote y empezar a desflorarlo sin compasión.

Entonces se daba la vuelta y, en lugar de sentir ganas de desvirgarle, lo que entraban eran ganas de cogerle ese pedazo de pollón gigante que tenía duro como una estaca bien tieso, masturbárselo con fuerza, atragantarse con él dentro de la boca y metérselo por el culo aunque doliera. Majestuosa, gordísima, de las que no te dejan hueco en la mano.

Cuando esa bestia dormitaba un poco le caía entre las piernas colgando como una diosa. A poco que se la volviera a tocar, se ponía bien dura otra vez y se convertía en una rebanadora de culos. Ben prestó a Brad un fleshjack y le fortografió desde abajo en el instante en que lo penetraba a la fuerza. Las vistas eran maravillosas. Su culazo, su pelotas arrugadas contra el borde, ese exagerado pollón inflando el culo de goma. Le dejó que se hiciera un buen pajote en la camita, que desperdigara su leche por las sábanas, que mientras luego se estuviera duchando, sería todo un placer desnudarse y rebozarse por ellas sintiendo su aroma y su pegajosidad.

VER A BRAD HUNTER EN BENTLEYRACE.COM

VER A BRAD HUNTER EN BENTLEYRACE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba