Rhyheim Shabazz penetra a fondo y sin condón el culazo de Italo Andrade | Tim Tales

MALE ACCESS 5 TOP GAY PORN SITES 1 ALL-ACCES PASS

Cuando un hombre, además de follar, sabe amar, saltan chispas. Rhyheim Shabazz tenía a Italo Andrade a puntito de morirse por sus huesos. Una manita por detrás de su cabeza, la frente pegada a la suya sin dejar de mirarle fijamente a los ojos y una larguísima pija dura y morenota de veintitrés centímetros atosigándole la entrada del culo, saliendo y entrando a sus anchas.

Al verlo salir del baño y quitarse la toalla, con toda esa chorra colgando entre las piernas, Italo se puso tontorrón y se le abrieron todos los agujeros del cuerpo por donde un tio podría colarle una polla, pero cuando le vio tumbado en el sofá, mientras le regalaba su culo para que se lo comiera y el pollón empezó a hincharse y crecer sin medida, sin límite, se inclinó, se la cogió con una mano, se la enderezó mirándola fíjamente sin saber por dónde empezar y se la metió dentro de la boca.

El suave tacto de sus labios sobre le glande del pene no pasó desapercibido para Rhyheim, que enseguida le agarró la cabeza con las dos manos y le folló la boca dejándole sin aliento. Una tras otra, Italo aguantó estóicamente cada arcada que le producía ese enorme miembro penetrando su garganta. Salieron a la terraza y Rhyheim le rellenó el culo de rabo como ningún otro hombre se lo había hecho antes.

Como ninguno, porque hasta ahora no se había cruzado con alguien que la tuviera tan jodidamente larga como para tocarle ciertos puntos inexplorados del interior de su ano. El no tenerla excesivamente gorda, le permitía entrar con comodidad y blandir cualquier culo por estrecho que pareciera. Italo comenzó a encandilarse con su macho, deteniéndose en su atractiva cara, en su musculoso cuerpazo moreno, concentrándose en el sonido del tintineo de la medallita que le colgaba al cuello y que le daba ese distinguido toque de empotrador.

Se dejó penetrar sin condón en todas las posturas imaginables, incluso llegó a cabalgarle, sentándose encima de sus piernas, clavándose la pija hasta que su culo dijo basta y regalándole un bailecito meneando el culete con toda esa trompa dentro de él. Rhyheim se corrió en la entrada de su agujero y cuando se la volvió a meter toda engrasada, Italo aprovechó para dejarse la paja encima.

VER A ITALO Y RHYHEIM EN TIMTALES.COM

VER A ITALO Y RHYHEIM EN TIMTALES.COM[/btn

Mostrar más
Botón volver arriba