[MEN] Jake Bass se folla a Allen King en el establo y se corren a lefazos en “Forbidden, Parte 4”

La pasión traspasa fronteras. Por mucho que siga sucediendo incluso delante de mis propias narices y a mí mismo, nunca terminaré de acostumbrarme al hecho de que dos personas con tanto en común pero en sitios remotos y tan diferentes, de repente confluyan en el mismo punto, desatando un nudo que estaba predestinado a encontrarse. Ver a Jake Bass y Allen King compartiendo una misma escena es como un sueño para todos los fans de uno y de otro, para los que les seguimos desde los inicios, algo que hace unos meses hubiera sido inimaginable por el tema de exclusividades.

Me vienen a la mente esos recuerdos fugaces de la primera escena de cada uno de ellos, la de Allen King mucho más reciente, arrebatador y rompiendo moldes, la forma en la que no paraba de pedir más y más polla y cómo disfrutaba y sonreía mientras una buena descarga de lefa se le venía encima. La de Jake Bass nunca tuve oportunidad de contarla porque este proyecto aún no había nacido, pero me pilló por sorpresa, cuando me puse una escena de Video Boys en la que salía un chaval nuevo haciéndose una paja, guapete y con un cuerpecito delgado pero con sus músculos bien puestos. Por su culpa me aficioné aún más a las escenas de lefazos potentes y con buen tiro, cuando al final de su debut, terminó la paja metiendo unos tiros de leche que salieron disparados hacia su cara y más allá dejándole fino. No sé cuántas veces me repetí los cañonazos.

Tras ver cómo se ha modernizado el clérigo, donde ya se permite llevar tatuajes y el uso de móviles de última generación, por fin están cerca el uno del otro. Basta la mano de Allen King subiendo por la pierna de Jake Bass para que algo en mi entrepierna empiece a despertar y apenas unos segundos después, cuando Allen se sube encima de Jake y empiezan a morrearse, tengo que echarme mano bajo los calzones para ladeármela porque me está reventando la puta polla.

En un establo, rodeados de mucha paja, mucha mucha paja, empiezan a despojarse de la poca ropa que llevan para explorar sus cuerpos. Un toma y daca en el que parece que estén echando un pulso, tanto como mi rabo dentro de los calzones que no se lo cree aún que esto esté sucediendo. Allen se sienta encima, Jake lo coge y lo tumba suave mientras lo besa, lo vuelve a coger en volandas y lo sienta en el banco de madera de la parte de arriba.

Allen se saca el cáliz de su enorme polla, sentadito y con toda la trompa hacia arriba, larga y bien dura, Jake agacha la cabeza, posa los labios en el capullo y se la come. Un momentazo que mi polla no puede aguantar y se me sale directamente por encima de los gayumbos. La cara de Allen cuando esa cabeza baja por primera vez y su polla entra en calor, lo dice todo. Jake se la traga a trompicones aplicando con fuerza, hasta notar el capullo impactar en la garganta, le coge de los huevazos y se los sube hacia arriba para tenerlo todo a mano.

Poniéndolo de pie, Allen le baja los pantalones y se la devuelve, metiéndose en la boca por primera vez ese rabo por el que sale nectar puro y delicioso a manguerazos. No puede evitarlo, la polla de Allen King consigue ser el centro de atención. Todo un pollón largo y duro, en ángulo recto, venoso, espectacular. Jake se da cuenta enseguida y baja de nuevo a mamarla. El tio se llena la boca entera y disfruta de toda esa porra cubriéndole los labios. Deja la cabeza quieta y la boca bien abierta, aguantando las embestidas de Allen que con mucho cuidado le azota el pollón hacia adentro expiando todos sus pecados. Ayy si las penitencias fueran así, saldríamos del confesionario con la boca blanca llena de semen.

Siendo los miembros más jóvenes de la iglesia, han conseguido un lugar de encuentro muy confortable para pasar buenos ratos. Aunque no va a ser su momento, a Jake Bass le encanta que le exploren el ojete. Allen le atrapa el culo con las manos, un culito blanco y suave con un buen agujero por el que tantísimas pollas se han introducido. En el juego de toma y daca, Jake se la devuelve, pero en un 69 donde Allen le come toda la polla y él se come su apetitoso agujero. Y el comerle el culo de esa forma tiene otro premio, el poder sentir entre los pectorales una polla enorme y unos huevos calientes.

Jake planta los morros dentro de la raja y mete la lengua con mucha fuerza abriendo camino. Allen se pone a cuatro patas para recibir un buen palo como castigo, Jake, con unos buenos muslazos y piernas que tiene el tio, aún con las zapas puestas, se pone en posición de flexiones con las rodillas ligeramente flexionadas y le empotra la polla dentro. Preciosa la carita de malote de Jake mientras mete rabo, con esos hoyuelos irresistibles. Estaban deseando quitarse las pesadas togas los dos para follar como conejos. Saben interpretarse sin palabras y jugar al juego del sexo entre chicos. Jake se queda quieto un instante de pie y Allen toma el control desplazando su culo hacia adelante y hacia atrás insertándose a lo largo de su polla.

Cabalgada de lujuria y de frente. Jake se sienta en el banco como todo un chulito, con su polla dura apuntando hacia arriba enfundada en el condón, los brazos con los codos apoyados en la madera de atrás, esperando a su amiguete. Allen hinca el culo en el asiento y empieza a saltar dejando su rabaco galopando libre al viento. Jake es un chico listo y enseguida le echa el guante metiéndole una buena paja mientras se lo folla. Pero también sabe lo que nos gusta a los que estamos mirando, por eso la deja libre un rato para que dejemos recorrer la testosterona por nuestros cuerpos poniéndonos cachondos viéndola rebotar una y otra vez.

Es domingo y los fieles están a punto de llegar, pero aún les queda tiempo para darse gusto antes de volver a la rutina. Jake se tumba en el banco, se pone la polla tiesa en ángulo recto y deja que Allen tome asiento poco a poco clavándosela por el culo, disfrutando de las vistas de esos dos cachetes bajando y subiendo recorriendo toda su polla. Esas vistas pronto se convierten en otras el doble de agradables, cuando Allen se da media vuelta y ahora además de raja del culo tiene rabo para disfrutar.

Allen se pajea mientras cabalga y le mete toda la crema encima del torso, primero con un chorrazo y después dejándola salir espesita y blanca a borbotones por la raja del cipote. Jake se agarra el rabo y Allen asiste en vivo y en directo bien cerquita a una de sus maravillosas corridas. El tio se mete paja y empieza a escupir lefa como un cabrón, pringándose toda la cara, el pelo y mandándola a tomar por culo, no para de salirle leche por la polla y hasta él mismo aparta la cara para que no le caiga más, con toda la barbilla pringada de su propia lefa. A este ya no le hace falta tomarse el cáliz, ya tiene suficiente comida.

>> REGISTRATE Y DISFRUTA DE LA ESPECTACULAR ESCENA COMPLETA ENTRE ALLEN KING Y JAKE BASS EN MEN.COM

jake-bass-allen-king

>> REGISTRATE Y DISFRUTA DE LA ESPECTACULAR ESCENA COMPLETA ENTRE ALLEN KING Y JAKE BASS EN MEN.COM

Cerrar