Paul Canon se cobra el pago de Julian Knowles follándoselo en el garaje | MEN

The Garage

Algunas aficiones principalmente masculinas salen caras y el vicio de Julian Knowles son los coches y las carreras. Favor a favor, con el tiempo consiguió de la mano de varios colegas mecánicos tunear su buga hasta dejarlo to guapo, pero en la última carrera nocturna se quedó hecho un desastre, con todo el morro aplastado contra una farola.

Paul Canon está intentando evaluar los daños para hacerle un presupuesto, pero no ve por dónde cogerlo. El coche está hecho una auténtica mierda, para llevar directamente al cementerio.

-No me digas eso, tio, quiero a ese coche como a mi propia vida, te lo juro – le decía Julian suplicante cuando tuvo que contarle la noticia, acercándose cada vez más a Paul- te pago lo que sea, te hago lo que sea, macho – y mientras le decía estas palabras, le agarró del paquete, se agachó, le sacó la verga y empezó a comérsela.

Joder, pensó Paul, pues sí que quería a su coche, sí. Le resultó extraño que un tiarrón así se rebajase a comer una polla para pagar las reparaciones, pero ya que había empezado y le estaba dando tanto gustito tragándose entera la pija todavía flácida y hasta los pelos de la base de la polla, quién era él para pararle.Tenía buena boca el cabrón. Paul se fue dando la vuelta para que se aplicase igual de bien con su ojete y con el vicio, Paul casi le regala su virginidad trasera.

Pero no. Supuso que, al igual que lo de mamar, el tio no ofrecía su culo a cambio de nada, sólo en esas “ocasiones especiales”. Menudo culazo, algo peludo y grandote como esperaba de ese macho. Con la mamadita se consideraban pagados los arreglos externos, ahora tocaba cobrarse por los del interior. Se lo folló tirado por el suelo del garaje lleno de grasa, lentamente, disfrutando del cuerpazo de ese campeón meciéndose al ritmo de cada bandazo de su polla.

VER THE GARAGE EN MEN.COM

VER THE GARAGE EN MEN.COM

Botón volver arriba
Cerrar