John Brachalli y Pol Prince se meten un flip-fuck sin condones en la cocina | Men At Play

Young Flatmate

BEL AMI ONLINE

Desde que su jovencito compañero Pol Prince compartía piso con él, algo había cambiado en el día a día de John Brachalli. Estaba más animado, más activo, más feliz y a diferencia de cuando estaba solo, que iba por casa con pantuflas y pijama, ahora se arreglaba más y se ponía más guapete para agradar a su nuevo colga que estaba de muy buen ver.

A menudo Pol se dejaba la puerta abierta del baño al tomar una ducha. En cuanto John escuchaba el agua correr, se apresuraba a espiarle por la rendija mientras acomodaba su polla por debajo de los pantalones que se le ponía bien dura al ver a ese chaval guaperas y musculado con el agua resbalando por todo su cuerpo por ese endiosado culazo que estaba para zumbárselo a todas horas, chorreando por esa picha tan larga que tenía y que se contoneaba entre sus piernas. Sentía especial debilidad por ese chaval, sobre todo cuando se ponía de espaldas y se abría un poquito de piernas para limpiarse el culete, porque entre medias de sus muslos le colgaban los huevos y el rabo bien visibles.

Normalmente ese era el único momento en que podía verlo desnudo. El resto del tiempo tenía que tirar de imaginación, cuando pared con pared escuchaba los gemidos de los chicos a los que se llevaba al piso. John siempre quiso ser uno de esos chicos que se llevaba al catre y un día sucedió. Sin esperarlo, Pol bajó las escaleras casi totalmente desnudo, luciendo cuerpazo, con unos calzones blancos que le sentaban de lujo marcando su voluminoso paquete. Justo John estaba pegando un sorbo al café y al verle así se le cayó todo encima de los nervios.

Bendito el momento en que se manchó el traje entero, porque Pol acudió a ayudarle. Al tener su cuerpo desnudo tan cerca, a John se le puso tiesa y no pudo olcutar la felicidad que sentía. Pol, que enseguida captaba ese tipo de cosas, le metió un agarrón al paquete y le pegó un morreo. Se fue agachando hasta dejar la cabeza justo enfrente de su entrepierna, le quitó el cinturón, le bajó la cremallera y al bajarle los pantalones y los calzoncillos, la durísima pija salió disparada fostiándole la barbilla.

Le hizo una buena mamada con la mano y la boca y luego se dio la vuelta, mirando hacia el frigo de la cocina para que John hiciera su parte. John se agachó nervioso. El momento en que empezó a bajarle los gayumbos por detrás, descubriendo ese tremendo culazo que siempre había deseado, ahora delante de su cara, le puso bien perraco. Le desplegó las nalgas para ver su rajita y su ojete rosáceo, lo dedeó y se lo lengüeteó un poquito, se levantó y le metió hasta el fondo toda la polla sin condón.

Por fin le tenía todo para él. Le cogió de las caderas y le metió una empotrada, dándole amor del bueno. Hizo un inciso para comerle el rabo y meterle una buena mamada antes de ponerlo sobre la mesa y follárselo mientras Pol le daba de comer sus pinreles. John se puso tan cerdaco que acabó en el lugar de Pol abierto de piernas, dejándose follar a pelo. Menudo rabaco gastaba el cabrón de su nuevo compi de piso y qué porte tenía follando con ese cuerpazo, dominante cuando tenía que serlo, cogiendo la polla de John y masturbándosela a la vez. Pol sacó la polla de su culo y, avisando de que se corría y soltando palabrotas por la boca, le dejó toda la leche encima. Como tributo, John se agachó y se corrió en sus calcetines de ejecutivo.

VER YOUNG FLATMATE EN MENATPLAY.COM

VER YOUNG FLATMATE EN MENATPLAY.COM

Mostrar más
Botón volver arriba