Javi Gray hace un casting de aupa al nuevo actor John Brachalli comiéndole el pollón y dejándose follar por él a pelo | Men At Play

John And The Casting Director

Ser el nuevo directo de casting de MAP tenía sus ventajas. Depende de los tios que se presentaran, uno podía acabar hasta la polla, nunca mejor dicho, de ver desfilar por delante de sus ojos chicos que, creyendo que lo único que había que tener era una minga bien larga, no podían creer que por la boca del guapísimo y despampanante Javi Gray saliera un rotundo “NO”.

Pero bastaba que entre todos esos hubiera alguien como John Brachalli para hacer que la jornada viendo desfilar rabos hubiera merecido la pena. En realidad Javi ya había tomado la decisión nada más verle. Se apreciaba en su porte, en sus ojazos, en su mirada, en sus preciosos labios enmarcados en una bonita barba areglada, en sus facciones que no podían ocultar la tierra de la que venía.

Javi lo sabía porque esa que tenía ahí abajo se lo chivó dando por saco, luchando contra sus calzones, desesperada por salir a dar la bienvenida al nuevo actor. Antes de salir ella, salió la de John, que sabiendo a lo que iba y consciente de lo que valía, comenzó a desnudarse delante de las cámaras y el nuevo director de casting sin que nadie se lo pidiera.

Se bajó los vaqueros ajustados. Llevaba puestos unos calzones blancos que le marcaban un paquete digno de un macho. Iba bien armado el cabrón y eso que aún no se había sacado la chorra para intimidar. Camiseta fuera, pechote peludo y varonil. Brazos tatuados. Se puso el traje de vestir que el equipo le tenía preparado. Guapito y con corbata, la seña de identidad del estudio. Luego se echó mano a la bragueta y se sacó la verga, o habría que decir vergón para no faltar a la verdad, porque menudo rabo gordo.

Javi se frotó la mandíbula y la barba en señal de interés sin dejar de mirar esa cacho polla y al chulazo que intentaba provocarle cascándose una paja. Podía haberle dich que “sí” al instante, pero haciendo valer su derecho a probar a los futuros aspirantes a actores, Javi tenía la total potestad para ponerles a prueba, se agachó y le comió toda la polla.

Gimió de gusto al sentir los labios de un tio guapo como Javi rodeando su tranca. Esa era otra de las cosas que Jabvi quería probar, si ese tio era de los que aguantaba una buena mamada sin deslecharse a las primeras de cambio, pues de ahora en adelante tendría que ver cómo montones de caritas guapas adoraban su rabaco y aguantar para llegar a la follada.

Después de besarse con mucha lengua y mucho vicio, Javi decidió inclinarse y donar su culo para que le follara. No solo valía para eso, sino que John tenía sus propias armas para seducir y calentar a otro hombre antes de penetrarle. Javi jamás esperó que John le cogiera los pies entre las manos, los juntara y metiera la polla en el hueco del empeine para masturbarse con ellos.

Eso le abrió el ojete a tope para recibir a ese macho. Iba a agarrar un condón del bolsillo, porque las exigencias del guión así se lo pedían, pero estaba disfrutando tanto que dejó que ese hombretón se metiera dentro de él con la polla completamente desnuda, gorda, venosa, gigante. Qué bien daba por culo, menudas empotradas. Se estaba ganando a pulso las cinco estrellas.

Javi se dio la vuelta y se abrió de piernas todo para él. Que ese tiarrón aguantaba un primer plano estaba fuera de toda duda. Cuando la audiencia viera a ese tio macizo con la camiseta desabrochada, su torso a plena potencia y su polla gruesa colándose por un buen agujero, iban a correse todos al instante. Aunque no descubrió si era versátil ni exploró esa faceta en la primera prueba, sí supo que John tenía buenas cualidades para mamar rabos. Y comiendo huevos estaba hecho todo un hacha.

Javi le hizo pasar la última prueba, que un tio bueno como él saltara sobre sus piernas y le pajeara el pollón con el culo dejando el rabo volando al viento, libre, haciendo el molinillo, dándole hostiazos sobre la barriga, rozándole los muslos al darle la espalda, poniéndole cachondo y llevándole al límite. Y Javi tenía una buena pirula para hacer que un tio se volviera loco.

VER JOHN AND THE CASTING DIRECTOR EN MENATPLAY.COM

VER JOHN AND THE CASTING DIRECTOR EN MENATPLAY.COM

Mostrar más
Botón volver arriba