Connor Peters juega con su rabo en la bañera y se hace una automamada | Bentley Race

Desde que Connor Peters ha metido las dos piernas en la bañera me tiemblan las manos y no sé si podré echarle una sola foto decente que no salga movida. No puedo esperar a ver su cuerpo mojado y lleno de espuma, el poder del agua caliente para hacerle colgar los huevos y expandirle la ya de por sí gigantesca polla que sé que tiene entre las piernas.

Delgadito pero fibrado, con un pelazo rubio y una mirada que me ponen tierno, se sumerge en las profundidades de la bañera, se da la vuelta encorvando la espalda, se baja el bañador con las dos manos y me enseña su culito. Puedo verle la raja abierta, el ojete y pareciera como si su culo tuviera boca soltando guarradas, porque ha puesto a mi rabo caliente.

Sale de la bañera, con toda la parte baja mojada y cubierta de espuma. Se sienta en el borde. Ha perdido el bañador y se mira y toca los huevos mientras su larguísima polla descansa morcillona sobre su muslo. Entonces se coge el pene por la base y lo pone firme, durísimo. Adoro a los tios que marcan el cuerpo esponjoso de en medio de la polla.

Connor sabe que la tiene grande, enorme y juega con ella haciendo de ese baño el de su propia casa, sintiéndose cómodo. Vuelve a sumergirse en el agua y eleva el culete haciendo que salga todo el periscopio por la superficie. Me encanta cómo se mira su propio rabo, tan fijamente, cómo entreabre la boca mientras se masturba, cargado de gusto.

Se levanta y hace algo que sólo chicos como él pueden permitirse. Encorva la espalda todo lo que puede, abre la boca, saca la lengua y llega a chuparse su propio cipote. Me mira de reojo con sus ojazos verdes y hace que me vuelva loco, deseando que esa boca sea la mía.

VER A CONNOR PETERS EN BENTLEYRACE.COM

VER A CONNOR PETERS EN BENTLEYRACE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba