Gabriel Clark se folla el culazo suave del jovencito Nikko Russo y le pega un morreo final cargadito de lefa | MEN

The Magic Touch

Algunos hombres como Gabriel Clark tienen ese don natural que se da en llamar toque mágico, que funciona con cualquier tio, ya sea un daddy o un jovencito como Nikko Russo que le saca casi una cabeza de altura. Y es que hay que ver lo que les dan de comer a estos chavales de la nueva generación para que salgan así de potentes, con unos culazos perfectos a los que Gabriel se agarra a dos manos.

Antes de descubrir sus vergüenzas despojándose de la última prenda que les queda en el cuerpo, le dan buen uso. Los dos están empezando a trempar, los dos tienen unas buenas mingas y a los dos les ha dado hoy por ponérselas hacia abajo, haciendo que las pollas se vayan hinchando y formen bajo el paquetón de los calzones unos bultos gigantes que comienzan a restregarse uno encima del otro poniéndose cachondos.

Seductor, Gabriel enseña al chaval unos cuantos trucos de la vida. Lamer ese pezoncillo haciendo que el pecho se le ponga carne de gallina, comerle el lóbulo de la oreja y el lateral del cuello, logrando transportarle al mundo del puto gusto que te obliga a cerrar los ojos y a dejarte llevar. Cuando le tiene a punto de caramelo, tumba en la cama a ese machote en ciernes, le abre de piernas y explora su suave culito, hincando bien la lengua en el agujero mientras su nariz apretada bajo la bolsa de los cojones esnifa el aroma de ese jovenzuelo.

A Gabriel le encanta seducir y ser maestro. Acaricia suavemente los muslos del chaval mientras le clava la polla y la hunde dentro de su culo. Se fija en el pollón de Nikko, incluso más gordo que el suyo. Quizá para la segunda ronda le deje practicar un poco las enseñanzas que ha aprendido, pero ahora quiere joderle, follárselo, que experimente lo que debe experimentar un hombre por la retaguardia.

Ese culazo redondito y suave atrapando su polla le flipa, pero aún más verle cabalgar sobre su tranca, la de hostias que le da con la polla tiesa sobre el estómago, gorda, dura y muy caliente. Nikko se casca un pajote mientras cabalga y le mete una buena tanda de lefazos encima de la barriga. No para de salirle leche por la polla. Exhausto y con la polla metida dentro del culo, cae hacia atrás rendido.

Gabriel aprovecha y le rocía con semen el rabo, los huevos, sus partes nobles. Después se agacha para relamerle la polla recién corrida sobre la que él también acaba de dejar su esperma. Un colgajo de lefa cuelga entre el rabo y su lengua. Se lo lleva arrastrando y lo absorbe con la boca. Seductor para pillar y seductor para enamorar, espera que ese chaval no se olvide nunca de él cuando compartan a besos el flujo de sus pelotas, cuando sus labios resbalen con dulzura, cuando sus lenguas se introduzcan por sus bocas y la leche empiece a caer por las comisuras.

VER THE MAGIC TOUCH EN MEN.COM

VER THE MAGIC TOUCH EN MEN.COM

Mostrar más
Botón volver arriba