Tendencia

FantomasXXL dona su gigantesco rabo XXL y su esperma al chulazo John Thomas jodiéndole a pelo | Tim Tales

Estaba a cuatro patas, con los codos apoyados en la superficie y el culo elevado, un culo que ahora pertecenía a otro hombre, que lo usaba como si fuera un fleshjack, metiendo y sacando de su interior una jodida minga de caballo de treinta centímetros, tan gorda que tendrían que pasar horas, si no días, para que el agujero que le estaba abriendo recuperase su tamaño virginal de nuevo.

A un chavalito pequeño, le habría destrozado, de tan larga que era le habría salido la polla hasta por la boca, pero John Tomas era un tiarrón chulazo de ojos verdes y más de uno noventa al que no le asustaban los pollones y tenía cualidades de sobra para demotrar que su boca era tan tragona como su culo.

Después de adorar la polla entre sus labios, el tio se envalentonó y se metió el trabuco de FantomasXXL por la garganta. Se la zampó de un bocado, acarició las pelotas de ese hombre superdotado con su labio inferior y su barbilla y por si fuera poco, se quedó un ratito así, con la polla inundando su garganta, dejándole sin respiración, llorando lágrimas de amor.

Poco a poco dejó salir la polla de entre sus labios, mojadita, babeada. El rabo de ese semental cayó por su propio peso delante de sus narices y rebotó con la majestuosidad con la que sólo pueden hacerlo las pollas más grandes y más gordas del mundo. Ese sería el único lubricante que Fantomas emplearía para endiñarle la gigantesca verga por el culo. Con decir que cuando Fantomas se corrió, John se sintió como una yegua inseminada en una cuadra por un semental, queda todo dicho.

VER A FANTOMASXXL Y JOHN EN TIMTALES.COM

VER A FANTOMASXXL Y JOHN EN TIMTALES.COM

Mostrar más
Botón volver arriba