Gabriel Clark se folla duro sin condón al jovencito guaperas Wess Russel | Cocky Boys

El rubito Wess Russel estaba buenísimo. Era como tener encima de la cama, recién salido de una sesión de fotos, al mejor de los chulazos, esperándote para disfrutar de su cara guapa y de su cuerpazo. Gabriel Clark, experto en poner a los tios a doscientos, cachondos hasta llevarlos al límite de sus emociones, comenzó a hacer sobre el cuerpo de ese maromo lo que mejor se le daba hacer.

Paseó la cara por un buen bulto que se dibujaba bajo los calzones slip negros de ese guaperas. Quedaba patente que buena minga tenía y por la forma continua de la curvatura estaba clarísimo que de tamaño iba sobrado, con un rabo que le daba la vuelta a los cojones. Con ese buen sabor de boca, elq ue le dejó saber que ahí había diversión garantizada, Gabriel subió hasta la carita de Wess y se quedó a milímetros de su boca, echándole el aliento de sus ganas de follar, susurrándole guarradas, hasta que notó que la curvatura dle paquete se rompía y la polla empujaba por salir fuera.

Entonces bajó de nuevo a su entrepierna, desplegó el lateral de los slip como si le ayudase a mear y descubrió una gigantesca y generosa pollaza larga y enorme que se dedicó a relamer para después subir hasta la boca de chaval con el saborcito a rabo en su lengua. Wess se lo agradeció con una mirada matadora de ojos verdes y Gabriel volvió a bajar para comerle la polla y los huevos matándolo de placer.

Tuvo que agarrar al chaval de los brazos de lo que se retorcía al comerle los cojones. Le separó las piernas, se las levantó, desplegó un poco más la bragueta de los calzones y descubrió su apetitoso culito, grandote, con un par de buenos cachetes y un agujero de vicio. Miró hacia arriba entre sus piernas y el conjunto le volvió loco. Guapo, ojazos, buena polla, unos cojones de aventura y encima ese culazo que rabiaba por una buena pija.

Le comió todo el conjunto antes de dejarle probar su pollón francés y llenarle de rabo los carrillos de esa carita tan varonil. Con Wess de lado en la camita, se puso encima de él en posición de flexiones y le coló la polla por el agujero sin condón. El chaval estaba tremendamente follable en aquella postura y no había macho que no rabiara por metérsela así.

El tio, aunque jovencito, no dejaba de ser grandote para su edad, pero aún así Gabriel jugó todas sus bazas y dejó que montara sobre sus piernas. Su polla bien apresada entre esas nalgas musculosas y suavecitas, el chaval saltaba clavándose el rabo y se agarraba poniendo las manos detrás de su cuello.

Lo devolvió a la cama y se lo folló a pelito, con las piernas bien abiertas de par en par. El tio estaba completamnete empitonado, con su enorme polla encima del torso que le llegaba más allá del ombligo. Una imagen que incitaba a Gabriel a petarle el ojal con más ganas. El cabroncete se corrió encima y Gabriel le sacó la polla para brindarle una de sus espectaculares duchas de lefa, mojándole el rabo, las bolas y el culo.

VER A GABRIEL Y WESS EN COCKYBOYS.COM

VER A GABRIEL Y WESS EN COCKYBOYS.COM

Mostrar más
Botón volver arriba