Tendencia

El chulazo Jeb se come el pollón de Randy en el gym y se lo folla a pelo en el apartamento | Sean Cody

Aunque los días sean más cortos y el veranito esté tocando a su fin, todavía queda mucha guerra por dar, muchas playas en las que fardar y muchas noches que disfrutar para estas dos ratas de gimnasio. Randy ha encontrado en Jeb al compi perfecto para entrenar a fondo, con un cuerpazo a su altura, siempre puntual antes de irse al trabajo, con unos preciosos minutos por delante para irse al gym antes incluso de que abra a los socios y trabajar esos musculazos que no se hacen solos.

Va pasando el tiempo casi sin que se den cuenta. Hacer repeticiones para ellos es como comer pipas. Les encanta animarse el uno al otro, admirar sus musculados cuerpos que van perdiendo ropa por momentos hasta quedarse en gayumbos. Las pollas se les ponen duras al ver lo tio buenos que están hechos. Compañeros hasta las últimas consecuencias, ninguno va a dejar que el otro salga del gym con la tienda de campaña montada bajo los vaqueros.

Jeb se arrodilla, coge la enorme y gorda tranca de Randy con la mano y se infla la boca con ella mientras se la masturba, despellejándola con fuerza. Pensando en lo que a él le gusta, se la mete hasta la garganta. Le entra una buena arcada que expulsa a duras penas con la polla dura entre los labios.

Con unas mamadas o incluso unas pajas en los vestuarios o la sauna podían haber solucionado la trempera, pero estos dos tienen las hormonas revolucionadas y no les basta con caricias. Están sudados y cachondos, sintiendo la fuerza que mana por sus cuerpos recién entrenados. Sus abdominales fuertes, sus culos duros, las enormes bolas de sus biceps.

Si algo no pierden ni en pelotas son las ganas de competir. Jeb no para de deleitarse con el rabo de Randy, enorme y gigantesco. Se agacha metiéndose entre sus piernas y le chupa todo. Pija, huevos, ojete. Vuelve a levantarse y se pone detrás de él. Le enchufa la polla sin condón entre las nalgas y le anima diciéndole que se la trague. Le escucha gemir, le cuesta, pero al final la polla va penetrando entre sus piernas. Más unidos imposible, después de esa sesión extra de gym salen cachas y bien relajaditos.

VER A JEB Y RANDY EN SEANCODY.COM

VER A JEB Y RANDY EN SEANCODY.COM

Mostrar más
Botón volver arriba