El cumpleañero II: Orgía de seis activos latinos con buenos rabos que se comen las pollas, follan a pelo y se pegan un festín de corridas faciales | Latin Leche

Unas birras y seis machos activos contando sus historias sexuales, a cada cual más intensa, mientras meten un sorbo del botellín de cuando en cuando. A medida que van describiendo con todo tipo de detalles las mamadas recibidas y la sensación penetrando los culos más apretados, el alcohol de las cervezas se les empieza a subir a la cabeza y los rabos se les empiezan a hinchar bajo los pantalones.

Uno de ellos ya ha sacado la tarta y toca cantar el cumpleaños feliz al protagonista, pero en lugar de poner velas, se pone a tontear con él pringándole la cara con nata y chocolate e iniciando el tonteo. Los otros chicos que andan de picnic en el césped, también se acercan para jugar. Cuando llegan, se encuentran al cumpleañero comiéndose una buena pipa, gordísima y todavía morcillona.

El primero de los chicos en llegar, se acerca a la boca del cumpleañero. Qué menos que morrerarle y prestarle un poco de saliva para que magree bien ese enorme instrumento y lo deje duro. El gigantesco pollón del que sacó la tarta, el de mayor envergadura de los cinco, ya tiene el rabo duro, meciéndose lentamente de arriba a abajo, sobresaliendo entre sus muslos. Imposible fijarse en otra cosa.

El cumpleañero se pone a cuatro patas como un perrillo en el porche, chupando otros dos rabos mientras el otro machote se decide a penetrar su ojete. Se suponía que iba a ser la gran putita, por ser su gran día, pero en nada las reglas establecidas se desvanecen y se dejan llevar como animales, comiendo rabos y petando culos sin condón según les apetece.

Tan pronto forman parejitas como se unen a un trío, tan pronto están de pie dando de comer nabo como se agachan para comerse otro. Si hubieran tenido a cinco pasivazos con buenos culos, se los habrían follado en fila sin dudarlo, pero en esa fiesta sólo se tienen a ellos mismos, están calientes y necesitan desfogar. Pronto comprenden que alguien debe poner el trasero para satisfacer tanta demanda de pollas enormes y huevos cargados.

Algunos no dan su brazo a torcer. Consideran que sería un desperdicio echar a perder el tamaño de sus miembros. Por si acaso, se lucen paseando sus largos rabos entre las piernas, seduciendo al personal con sus carismáticos atributos y dominando la situación desde la retaguardia, dándo órdenes y doblando espaldas para penetrar culitos antes de ser penetrados. Lo de meterla en culazos apretados, calientes y peludos les pone cachondos.

El que tiene derecho a todo es el cumpleañero. Jamás imaginó follarse de pie y meterla a pelo dentro del más guaperas y fibradito, pero ahí estaba, triunfando, dando por el culo a ese tiarrón que tenía la pija toda dura y empinada, lista para que otro trasero se ensartase en ella.

Igual que han estado follando a quien quieren y cuando quiere, se corren donde les apetece. Es de buen amigo dar una palmadita en el hombro a tu colega. El cumpleañero se lo toma al pie de la letra. Se pajea con el hombro del guaperas y la leche va saliendo de su verga, haciéndola resbalar por su biceps. En cuanto ven la que se avecina, el ricitos y el del bigote ceden e hincan las rodillas en el empedrado, abriendo las bocas, sacando las lenguas para que el resto de chavalotes se descarguen las pelotas en sus caras.

Manos hábiles pajeando con rapidez y chorrazos de lefa surcando boquitas y caras deseosas de semen de macho. Leche que se cuela por sus gargantas como puro manjar. Rabos con buen tino, otros que son volcanes en erupción con una ingente cantidad de lava de leche condensada y pollones que necesitan dos bocas hambrientas para degustar la exquisitez de sus lefazos y sus mecos. Ya no necesitan chocolate ni nata, con el esperma en sus paladares tienen más que suficiente.

VER YA LA ESCENA EN LATINLECHE.COM

VER YA LA ESCENA EN LATINLECHE.COM

Botón volver arriba
Cerrar