Tendencia

Nacho Vidal enseña a una pandilla de 6 chavalitos cómo follarse a una chavala y le meten un gang bang entre todos | Cum Louder

Muchos de ellos acaban de cumplir los dieciocho, ninguno ronda más de veintitrés, una panda de seis  jovenzuelos que saben lo que les gusta, reunidos en un salón en dos grupos de tres compartiendo sofá, dispuestos a que el maestro Nacho Vidal les haga un espectáculo en vivo y en directo y les enseñe cómo se debe follar a una chavala.

Algunos han hecho anteriormente algunas escenas para iniciarse, no muchas, otros como Chris Diamond llevan más recorrido a sus espaldas, este además descubierto por el maestro hace unos años, pero todos conocen a la leyenda. Si alguien les pregunta por Nacho Vidal, la respuesta es casi unánime: “un actor porno que tiene la polla tan larga y gorda que no le cabe en un vaso de cubata“. Se la saben al dedillo.

Blondie Fesser, rubia como su nombre, quiere cumplir una fantasía. Que una panda de chavalillos jóvenes con muchas ganas de sexo, la destrocen el coño y el culo en grupo. Nacho le ha preparado tanto a ella como a ellos una sesión previa especial antes de llegar al cómodo salón de casa. Se la va a beneficiar delante de los seis en una sala con cabinas, para ponerles bien calientes, sin poder tocarla y que cuando les llegue su turno tengan las pijas bien duras.

La tia está tan buenorra que no llega ni a la cabina, se la ventila en el camerino. Los chicos escuchan los gemidos en la sala de espera contigua y empiezan a tocarse por encima de los vaqueros. Después la chavala entra en la sala redonda y ellos, en la soledad de sus cabinas, se liberan los rabos y se masturban. Como Nacho ha tenido un desliz, va a dejar que los chicos tengan una propina extra antes del encuentro en casa. Cuando acaba el show, ella abrirá una cabina al azar y el chaval que esté dentro recibirá una mamada.

El afortunado es el de veintitrés años, aunque viendo la pedazo herramienta que se gasta el muy cabrón, más gorda y larga incluso que una butifarra, la afortunada es ella, que se deja todas las babas encima y la deja brillante, colgando, amorcillada. Les ha engañado, en realidad va a ir pasando por todas las cabinas chuàndoles las vergas. Se lo merecen.

El siguiente es uno de los chavalitos de dieciocho. No la tiene tan gorda como el otro, pero sí igual de larga. Todos están muy bien dotados. Al tercero, el de diecinueve, le pilla por sorpresa. Tiene una preciosa polla de piel suave todavía recubierta con capuchón, bien gorda también.

Al siguiente casi no le dejan pasar al local. Con esa carita de chavalín, si no es por que enseña la identificación se queda fuera. Guapete, un cachorrito de diecocho, tendrá carita de niño, pero menudo pollón de hombre tiene entre las piernas colgando. Ha pasado un rato desde que espera a que vuelva a aparecer la chica y se le ha dormido, pero ya está allí ella de rodillas para volver a levantársela en persona.

Chris Diamond iba con gorrita, para pasar desapercibido entre la muchachada y ser uno más, pero eso es imposible. Su polla es reconocible aquí y en el mundo entero y hasta sus compañeros en esta aventura saben cómo se las gasta. Tiene la polla como la de un caballo, larguísima, enorme, con un cipotón que le asoma ligeramente por una piel naturalmente lubricada. Termina pajeándosela a dos manos.

Atención al último, porque el tio además de guaperillas es un vicioso y se va a convertir en la estrella del gang bang más tarde y eso que de todos es el que tiene el rabo más normalito, de tamaño y grosor medio tirando a grande, de momento la única polla que la tía ha conseguido disfrutar completa tragándosela hasta los huevos.

Los chicos ya están esperando en el saloncito, en grupos de tres y tres. Tienen que girar las cabezas porque Nacho y la rubia se están dando el lote en el pasillo. Como ya ocurrió en la sala, no han podido resistirse a sus encantos. Ella está de rodillas comiendo rabo y lamiendo cipote, haciéndole una cubana entre sus enormes tetas.

El maestro hace su entrada triunfal y penetra en el círculo de hombres dando pequeños pasitos, porque todavía lleva los pantalones por los tobillos. Ellos flipan con el enorme miembro de Nacho. Una cosa es verlo por la pantalla y otra al natural. Gigantesco, gordo como él solo, venoso, observan cómo rebota entre sus piernas cuando conduce a la chavala como una perra gateando sobre la alfombra.

Los seis chavales contemplan el espectáculo. Es como verlo en sus cabinas, solo que aquí están mucho más cómodos y también se calientan mirándose los unos a los otros. En grupo se hace todo mucho mejor. Se han desabrochado los botones de los vaqueros y algunos ya la tienen fuera. No quieren ir con prisas porque la tarde es muy larga y porque cuando el maestro acabe con la chica, ellos le tomarán el relevo.

Ahora sí, cuando Nacho se pone en pie, mete su cilindro entre las piernas de la chavala, se pajea con el miembro entre sus piernas, se la lleva al sofá y deja que salte sobre su enorme polla, los seis se enganchan a pajas. Todos muestran sus cartas, rabos arriba, bien tiesos. Entre ellos se sonríen mirándose los palos y cómo se la folla. Una gozada.

Se supone que debían esperar a que Nacho terminase de follársela, pero Chris se lanza el primero a la piscina, acudiendo a la boquita de la chavala con su gigantesco y durísimo pollón. Este primer movimiento anima a los otros cinco chavales, que viendo que el momento de joder un coñito está cada vez más cerca, empiezan a quitarse las zapas y los pantalones.

Nacho se la sigue follando de lado en el sofá y deja libre su boca para que les vaya chupando la pija de uno en uno. La pone boca abajo en el suelo y la penetra por detrás. Mientras tanto ella levanta el torso como una cobra para ir comiendo pollas y los otros chavales aguardan su turno alrededor pajeándose los rabos. El sueño de la rubia cada vez está también más cerca de cumplirse, aunque ver a todos esos chavalines rodeándola, con sus pollas en la mano, mientras un hombre se la folla a pelo como a una zorra tirada en el suelo y le rellenan la boca, también era otra de sus fantasías.

Cambio de planes. El maestro se folla el coño y los alumnos que vayan pasando para joderla el agujero del culo. Dos pollas a la vez, una veterana por delante y las más jóvenes por detrás. El resto como pajilleros, detrás del sofá y de uno en uno dándole de comer rabo acallando los gemidos. Entre tanto tio está permitido el contacto de sables, no queda otra. Nacho no puede evitar recibir algún que otro pollazo en la frente, gajes del oficio, es consciente de que los ha elegido super dotados y es lo que hay.

Es alucinante, compartiendo culazo con el gran Nacho Vidal. Se sienten extraños follando como perros, viendo la cara de su estrella favorita del porno mientras lo hacen, sintiendo cómo hacen contacto sus hueveras con la piel rugosa y los pelos de los cojones del maestro. El primero en abrir el culo de la tia es el gran follarín, el que menos grande la tiene de todos, pero el más hábil y también el más guapo.

Debe estar haciéndolo bien, porque la tia le agarra por los muslos pidiéndole que vaya más despacio. Pero el chaval tiene alma de follador innato, no puede reprimir sus deseos, está abandonado al placer de su polla dentro de un agujero y tiene la cara ruborizada de tanto amor que prodiga. El chaval está buenísimo y tiene una pintaza de empotrador endiñando polla.

La rubia da la espalda a Nacho y se sienta sobre su verga. Los chicos se ponen delante para deleitarse con esa belleza cabalgando rabo con las tetas al viento. Tiene a los seis en semicírculo delante de ella con los rabos colgando y está deseando que se la follen como animales. Antes Nacho debe acabar su trabajo. Saca la polla del coño y vierte la leche entre sus tetas. Un poco de papel higiénico para dejarla limpita y como nueva y ya es toda de los seis gamberretes.

Ya está ahí el follarín al quite, de nuevo adelantándose a los demás, metiendo su duro rabo en el coño aún calentito y dado de sí que le ha dejado el maestro. Uno de diecinueve follándola el coñito y el de veintitrés soltándole todo el mango en la boca. Así van siguiendo un orden. Mientras uno se la mete por detrás, otro le da de comer por delante. Boca y chochete para todos. Segundo sueño cumplido. Ahora queda el tercero.

Se arrodilla en el dentro del salón y deja que los seis la rodeen. Seis machos incipientes con sus enormes vergas a punto de correrse sobre su cara. Escucha sus gemidos desde abajo, ve sus guapas caras mientras uno a uno le van dejando el reguero de semen sobre los labios, dentro de la boca, resbalando hacia sus enormes pechos.

Juega un poco con ellos, con su masculinidad, la pone a prueba y se da cuenta de que los hombres son como hermanos de armas cuando están en el fragor de la batalla. No les importa que una tia acuda a chuparles los rabos con su boca completamente carga de lefa de otros hombres, que resbale sus labios mojaditos de semen por encima de la piel de sus pollas, antes de que unan su descarga de esperma a la de los demás.

El follarín guaperas se corre como los demás encima de su boca, se sienta en el sofá pero se pone tan cachondo viendo cómo el grupo de tios rodea a la muchacha para meterle un bukkake, que en cuestión de pocos minutos acude raudo de nuevo, se cuela entre sus colegas de follada y le mete una segunda tanda en la jeta que no será la última.

VER LA ESCENA GRATIS EN CUMLOUDER.COM

VER LA ESCENA GRATIS EN CUMLOUDER.COM


DPeep Show offered by www.cumlouder.com

Mostrar más
Botón volver arriba