Tendencia

La Familia Polla: Un padre y su amigo Manuel Skye se follan a pelo y por turnos el culo del hijo sin que se entere | Family Dick

No es el tipo de relación que por lo común se tiene entre amigos, pero entre Myles Landon y Manuel Skye, el significado de la amistad va un paso más allá. Desde el principio abiertos y sinceros y desde que su colega vio al hombrecito en ciernes de la familia, Manuel no para de dar la vara a su padre pidiéndole que por favor le deje follárselo a cuatro patas y es que a Manuel le mola meter su pedazo y gordo rabo en culitos muy estrechos.

Su hijo Charlie Anderson hace poco que le confesó que era gay y desde entonces el único rabo que ha probado cuando le apetece polla es el de su padre, que muy amablemente se lo da para tener la seguridad de que a su chavalito no le destroza el culo un cualquiera de por ahí. Quién mejor que su padre para dejarle satisfecho sin que tenga que salir fuera a buscar rabos.

La hora feliz. Así llaman al momento en el que su madre se va de compras con las amigas y se quedan a solas en casa. Ese es el momento en el que Myles aprovecha para meter el rabo por las tardes a su chaval y en el que piensa dejar que otro hombre por primera vez perfore el blandito y suave culito de su hijo. Pero no es cualquier hombre, es su amigo y se fía.

Su hijo estaba bien caliente cuando llegó a casa, desnudo en la cama y matándose a pajas. Le convenció para ponerse una venda en los ojos prometiéndole un regalo especial. Parecía tan frágil y a la vez tan cachondo con los ojos vendados y el culo en pompa esperando polla. Sin que se diera cuenta, invitó a Manuel a pasar dentro de la habitación.

El cabrón ya estaba empalmado y menudo pollón tenía, preparado para reventar ojetes. De grosor eran similares y cuando se la enchufó, como era de esperar, su hijo no notó la diferencia. Se fueron turnando para agujerearle el hueco sin condones, reprimiendo los gemidos para no llamar la atención. El desconocimiento de su hijo de que se lo estaban follando dos hombres, unido a que entre Myles y Manuel había una relación especial consentida de mutuo tocamiento, hizo de aquella experiencia una sesión inolvidable.

Manuel se sacó la polla y se la pajeó hasta que le esparció todas las vitaminas sobre el trasero. Myles tenía miedo de que si se corría un rato después, su hijo sospechase algo raro, así que coló su polla por el agujero encharcado de semen de su colega, arrastrando toda su lefa dentro con su pollaza y al rato le metió una preñada como si hubiera tenido un doble orgasmo. Manuel salió por la puerta con la polla reluciente y mojada colgando entre las piernas. Aquí paz y después gloria.

Nota: Las imágenes, el vídeo y el texto reflejan una obra de ficción. Los actores no tienen ninguna relación de parentesco real.

VER AHORA A LA FAMILIA POLLA EN FAMILYDICK.COM

 

VER AHORA A LA FAMILIA POLLA EN FAMILYDICK.COM

Cerrar