[Lucio Saints] Lucio Saints empapa en lefa al cubano Juan Lopez

Hace apenas una semana que Lucio Saints nos presentó a este cubano de rabo potente y curvadito hacia abajo como un buen plátano, Juan Lopez, con un torso super duro y trabajado, del que destacan especialmente sus pectorales, de esos a los que dan ganas agarrarse mientras te lo cabalgas. Pero hoy no le toca que nadie le cabalgue, ya le llegará ese momento, hoy toca ver como un tiarrón así disfruta de una de las pollas más grandes y guapas del porno gay, el pollón de Lucio Saints, que hace los honores y le desvirga por primera vez el agujero delante de las cámaras para que lo disfrutemos.

Una de las cosas que más me está gustando de esta nueva generación porno es el detalle y cuidado que se pone en la edición y grabación de los vídeos, esa mirada casi poética con la cámara recreándose en la belleza del cuerpo masculino antes de mostrar la acción desde todos los puntos de vista. De esta forma, durante un rato podemos disfrutar de las vistas de Juan Lopez tomando una ducha, el agua casi a cámara lenta resbalando por ese cuerpo de gimnasio, desde la cabeza hasta el rabo que tiene casi duro, medio empinado y con esa curvatura que cuando lo ves lo primero que se te viene a la cabeza es agacharte y sacar la lengua para recogerlo y metértelo dentro de la boca. Al otro lado de la pared está la belleza personificada, guapo hasta dormido, Lucio Saints retozando como si estuviera soñando con otro tio, tocándose un paquetón con unos calzones tan apretaditos que con la pedazo polla que tiene no puede evitar que le rebosen por todas partes los huevos. No me digais que no está para destaparle un lateral y empezar a probar el saborcito de sus cojones y después sacarle el rabo aprisionado para saciarse de polla.

Lucio Saints no tarda mucho en levantarse y echar la primera meada del día, allí se encuentra a Juan y le pregunta qué tal ha dormido. Impresionante ver cómo Lucio se saca el rabo por arriba para mear, gordo y consistente, que cae rebotando hacia abajo del peso. Juan le propone que aprovechen para follar y lo primero que hacen nada más acercarse es echar mano el uno del otro de lo que tienen más cerca, sus dos rabacos gigantes. Para ponerse malo viendo cómo se besan y rebozan sus pollas que tienen vida propia. La de Lucio es más gorda y grande y es acojonante cómo sostiene durante un momento la de Juan, antes de que sea la del cubano la que se cruce por debajo y le roce con el cipote todos los huevos a Lucio. Una lucha de espadas de las que nos pone cachondos a todos los tios.

Para tantearle el culo, Lucio Saints pone a Juan Lopez de espaldas y le quita el jabón mientras no para de rozarle con su polla gigantesca y morenita los cachetes del culo. La tiene impresionante el cabrón, ese rabo es para hacer un monumento, qué ganas de llevárselo a la boca, es imposible cansarse de mirarlo. Para empezar a entrenarle el agujero y que esté receptivo, también le da un masaje con el rabo por la raja del culo y después la mete entre sus piernas haciendo que chorree de vicio al sentir cómo esa polla calentita le roza la parte más sensible y erógena.

El resultado de rozarle tanto llega en forma de mamada. Juan se agacha y Lucio le folla toda la boca, con cariño pero como un salvaje. El plano de la cámara no podía ser mejor para ver la comida, casi desde atrás es alucinante ver la tremenda polla insertarse en la boca, se nota por los mofletes de Juan cómo le entra hasta el fondo, la piel del rabo se retrae y se pliega cada vez que se la mete y Lucio echa la cabeza hacia arriba y cierra los ojos sintiendo el gusto y el soniquete que provoca en Juan cada vez que toca fondo, ese sonido gutural que suena a gloria cada vez que das de comer a un tio con potencia hasta la campanilla. De vez en cuando, tanto Lucio como por propia iniciativa Juan, hay cachete de polla en la lengua y la cara, acto reflejo de las mamadas para hacer sentir al que te la chupa la potencia de tu rabo.

Lucio le reclama el culito, lo tumba sobre la pila del baño y le empieza a preparar el agujero metiéndole los dedos. Al hacérselo y notar cómo se pone de cachondo, mete los dedos a más velocidad y le hace un tiento roza´ndole conel capullo a pelo y casi insertándoselo. Al ratito, con la polla enfundada, le desvirga por primera vez delante de las cámaras. Le está emborrachando el culo de polla al cabrón, las vistas de la follada desde abajo son una maravilla, ese rabo inmenso reventándole el culo, el sonido del plástico del condón lubricado y deslizándose.

Perraco perdido, Juan se pega como un conejo a la zanahoria y se la vuelve a comer, cierra los ojos y se deja llevar por el olor a polla con saliva, volviéndose loquito, dejando que Lucio le coja la cabeza e intente taladrarle con la polla. Sólo le entra la mitad pero ya suelta una arcada de tan profundo que se la ha metido. Es la hostia escuchar a Lucio Saints decirle que le haga una buena paja, dándole indicaciones de cómo se la tiene que hacer, el tio no se calla dando órdenes y expresando lo que le gusta. No sé cómo no revienta de leche cuando se abre de piernas sintiendo el gustazo mientras Juan le come los huevos y le pajea rápido con una mano.

Se enfunda el condón de nuevo y se sienta en el lateral de la bañera para dejar que ahora sea Juan el que tome el mando y cabalgue de frente, enseñándonos cómo se menea un buen rabo cubano mientras su culo se llena de polla. El tio se la clava de puta madre y Lucio ayuda un poco dando un buen meneo de caderas para encajársela. A cada sentada o arremetida se escucha el cahpoteo de los muslos de Lucio chocar contra el culo y eso unido a las vistas de Juan con todos sus músculos tensos, unos biceps, abdominales y pectorales de vicio, es para quedarse loco. Lo tiene empotrado al chaval.

Juan frena en seco, Lucio le saca la polla del culo y se quita el condón y el cubano empieza a hacer batido de leche con su polla, la tiene en la mano, de estas veces que te estás metiendo una paja, has ido demasiado rápido y aunque pares empiezas a sentir el calorcito recorriéndote el cuerpo y no puedes evitar empezar a chorrear lefa. Juan sabe dónde quiere que le metan lefazos. Se agacha y le lame los huevos a Lucio para que se los descargue encima. Lucio le agarra con cariño la cabeza y le planta la polla encima, se la pajea un poco más lento y empieza a meterle lefazos espesos que le cruzan toda la cara. Juan intenta quitarse un poco de lefa que le ha caido en el ojo, pero de la polla de Lucio no hace más que salir leche a borbotones y le termina pringando la mano y cuando la retira le mete otro hostión de lefa en toda la jeta. Tenía los huevos bien cargaditos el cabrón, ya no es necesario preparar otro desayuno al cubano.

LUCIO SAINTS SE LA METE AL CUBANO JUAN LOPEZ EN  LUCIOSAINTS.COM

lucio saints juan lopez 1 lucio saints juan lopez 2 lucio saints juan lopez 3 lucio saints juan lopez 4 lucio saints juan lopez 5 lucio saints juan lopez 6 lucio saints juan lopez 7 lucio saints juan lopez 8 lucio saints juan lopez 9 lucio saints juan lopez 10

LUCIO SAINTS SE LA METE AL CUBANO JUAN LOPEZ EN  LUCIOSAINTS.COM

LUCIO SAINTS Y JUAN LÓPEZ

Cerrar