Tendencia

Tim Kruger desvirga a pelo el culazo del guaperas brasileiro Yago | Tim Tales

Puede que el gigantesco pollón fuera demasiado para él, pero Tim Kruger estaba seguro de que un chaval tan guapo como Yago podría domarlo a su antojo. Cuando esa belleza brasileña sacó la lengua y empezó a repasarle toda la enorme pija desde los huevos hasta la punta de la polla sin dejar de mirarle con esos ojos de cachorrito, Tim se prometió a sí mismo que iba a terminar corriéndose encima de su cara bonita.

Tenía una buena boca el cabrón que se vio obligado a abrir a tope para tragar rabo. Por mucho que se aferraba a la huevera con una mano atrayendo la tranca hacia el interior de su boca, no consiguió tragársela entera, pero el gustazo de ver cómo lo intentaba, cómo su chota salía más grande, tiesa y con el capullo reluciente empapado de su saliva, no se lo quitaba nadie.

Por donde no tenía problemas en tragar era por el culo. Menudo ojal tenía el tio. Le cabía toda entera. Veinticinco centímetros de polla erecta y bien gruesa que entraban por el agujero como por arte de magia. Y encima esa sonrisita que le lanzaba, como si estuviera acostumbrado a que machos empotradores así de bien dotados le penetraran el culo sin condón todos los días. Eso encabronaba aún más a Tim, que enamorado de esa carita, se empeñaba en zumbárselo con más ansia.

Le tumbó sobre su cuerpo y en cuanto notó sus pies apoyados en los muslos, en volandas, empezó a joderle el culo a pollazos dejándose llevar hasta que le vino el gusto de la corrida. Entonces tumbó a Yago y se acercó a su cara pajeándose. La forma inclinada hacia arriba del pollote de Tim hizo que la primera leche brotase empapando el cipote, pero en cuanto comenzó a acumularse más y más, la lefa cayó sobre la perilla guapa del chaval. Tim siguió exprimiendo su polla. Un colgajo de lefa blanca y espesa unía el puño de Tim con la barbilla de Yago, que se quedó embobado mirando de cerca la paja.

VER A TIM Y YAGO EN TIMTALES.COM

VER A TIM Y YAGO EN TIMTALES.COM

Mostrar más
Botón volver arriba