Zak Bray se desnuda en el estudio y muestra su espectacular culazo | Bentley Race

Ha llegado vestido informal, con una camiseta de cuadros de leñador sin abrochar, arremangada hasta los codos y se ha adueñado del estudio. No puedo aguantar la mirada de Zak Bray más de un segundo sin ponerme cachondo, sin desear besar esos labios y acariciar su guapísima cara, haciendo rozar la yema de los dedos por su barbita de varios días.

Desde que no le veo se ha puesto más cachas. La camiseta sin mangas que llevaba debajo hace lucir sus brazos tochos. Está de rodillas en la cama y puedo ver lo bien que rellena los vaqueros. Me encantan sus muslos, esas piernas peludas que tanto me gusta ver abiertas, acariciarlas, ver cómo rebotan arriba y abajo a cada lado de mi cuerpo mientras me lo follo.

Se da la vuelta y empieza a bajarse lentamente los vaqueros enseñándome ese culazo que tanto echaba de menos, tan blanquito, redondo y peludo. Se quita los pantalones, baja de la cama y se pone delante de mí de rodillas, todavía dándome la espalda. Separa las piernas y con una mano inclina hacia abajo su polla erecta, haciéndola pasar entre ellas, empujando los huevos hacia atrás.

Echa el culazo hacia atrás. Yo ya la tengo durísima también y nada me gustaría más que penetrar ese culazo y aliviarme dentro de él. Empiezo por quitarme el cinturón, pero en cuanto escucha el tintineo se da media vuelta. El cabrón quiere ponerme cachondo y lo está consiguiendo. Pasa los brazos por detrás de su cabeza. Sabe lo mucho que me gusta esnifar y lamer los sobacos de un buen macho. Él también sabe que la próxima vez que vuelva a caminar por la habitación lo hará con un buen fajo de mi semen chorreando entre sus piernas.

VER A ZAK BRAY EN BENTLEYRACE.COM

VER A ZAK BRAY EN BENTLEYRACE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba