Tendencia

Andy Star cabalga por turnos los pollones de Klein Kerr y Ridder Rivera sin condón | Macho Factory

Folladores confinados

Tras casi dos meses confinados en la capital, el piso compartido se ha convertido en un hervidero de hormonas. Guapos, cachas y con mucha leche para regalar, a Andy Star y Klein Kerr llega un momento en que ya no les basta con hacerse un cinco contra uno varias veces al día para calmar las ganas. Los primeros días les daba reparo encerrarse en la habitación y dejar que sus colegas de piso escucharan los gemidos de sus pajas a plena luz del día, pero ya ni se esconden.

Se pasean desnudos por el piso, con los badajos colgando. Se sientan en el sofá y se ponen una porno, aprovechando para pajearse juntos. El tiempo va pasando e intentan paliar la falta de cariño con acciones que jamás hubieran pensado que llevarían a cabo, pero son tiempos de necesidad. Pasan de tocarse su polla a tocar la del compañero. Fuego amigo.

Andy no aguanta más. Está palote tras despertarse de la siesta. Son casi las seis y media de la tarde. Ve a su compi Klein fustigándose el rabo en el sofá, totalmente desnudo. Su cuerpo está sudado. Acaba de hacer deporte. Andy se acerca, le separa las manos y se agacha para mamársela. Ridder Rivera, que está al otro lado del sofá, se baja los pantalones y empieza a masturbarse viendo a esos dos.

Tras la mamada, Andy se sube al sofá dispuesto a hacer una sentadilla. Klein le mira mientras empina su polla en vertical. Puntería fina. La pollaza enorme entra a pelo por el culo y Andy empieza a saltar encima. Ridder sigue mirando, pero reclama su trozo de pastel. Con un gesto, invita a Andy a montarse encima de su morcilla caliente.

Ridder y Klein se miran. Andy va pasando de polla en polla dando placer a sus compañeros de piso, llevando el confinamiento entre tres machotes salidos a otro nivel que sin duda les hará aguantar unos cuántos días más el encierro. Nunca es tarde para empezar a probar nuevos placeres. Klein ve a Andy disfrutar tanto montando sobre la robusta polla del morenito que pide turno y se deja follar él también.

Le da tanto gusto que termina dejándose la leche en el musculoso cuerpo de Ridder. Andy acude a chupar las sobras de su enorme rabo. Ridder ni siquiera se limpia la lefa que le ha dejado encima. A Klein no se le rebaja el pito. Le quedan fuerzas para llenar la recámara de los huevos con una nueva carga de leche. Los tres se tiran follando hasta la llegada de la noche.

VER FOLLADORES CONFINADOS EN MACHOFACTORY.COM

VER FOLLADORES CONFINADOS EN MACHOFACTORY.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar