Princeton Price, Mathias, Johnny B y Jet Davis limpian el buga en pelotas mojados en mitad de la calle y se follan sin condones | Next Door

Soaking Wet

Los motores de sus bugas estaban calentitos, pero los de sus pollazas lo estaban aún más. Tarde de chicos limpiando los coches al sol, entre agua y espuma, la bromita de Mathias y Jet Davis acercándose por detrás a Johnny B y echándose unos cubos de agua, hizo que los tres terminaran desnudos de cintura para arriba, con los calzones puesto pero bien mojados, dibujando las enormes siluetas del contorno de sus paquetes, haciendo que los tios y las tias del vecindario, que miraban escandalizados a la par que ruborizados entre las cortinas por  las ventanas, se pusieran cachondos.

El chulazo Princeton Price se unió a ellos. Era poco coche para cuatro tios limpiando su carrocería y sus ventanas, así que cuando coincidían en el mismo lado, sus fuertes y musculosos cuerpos se rozaban, mientras el agua de la esponja recorría el valle entre sus pectorales, bajaba por sus biceps y empapaba un poco más los calzones dejando ver claramente la forma de las pollas.

El calor del sol que azotaba, el roce de sus cuerpos calientes, la manguera que dejaba cada vez más al descubierto lo que tenían entre las piernas. Terminaron juntitos, metiéndose mano bajo los gayumbos, sobándose los culos, los rabos y los huevos mientras disfrutaban de las vistas de sus escandalosos cuerpos varoniles y se morreaban al aire libre.

No tardaron en bajarse los calzones, que ya les pesaban en las caderas de lo mojados que estaban e impedían que sus pollas crecieran a lo ancho y largo. Despojados de cualquier prenda de ropa que les quedara encima, los cuatro machotes se quedaron en bolas en mitad de la calle, mostrando sus robustas pollas colgando de unas buenas pelambreras entre las piernas.

Llevaron la tarde de chicos a la casa de Princeton que estaba cerca. Así, mojaditos y desnudos, fueron directos al dormitorio, completando sus erecciones, dejando ver quiénes la tenían más grande, con Johnny y Princeton con sus bonitos y redondos culos preparados para disfrutar sin condón de las pollas de sus colegas, abriéndose de piernas, donándoles sus traseros para que se los gozaran sin piedad.

El buga de Johnny acabó bien limpito en la calle, brillando bajo el sol, pero él iba a acabar bien sucio en la habitación de su amigo, abriendo la boca, sacando la lengua y dejando que sus colegas se corrieran en toda su jeta, con el semen calentito desfilando ante sus narices, pegándose en su barba. Los tres cabrones se machacaron los sables y se dejaron el empaste de sus pelotas encima de su cuerpo.

VER SOAKING WET EN NEXTDOORSTUDIOS.COM

VER SOAKING WET EN NEXTDOORSTUDIOS.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar