El presidente Lee desvirga el tierno culito del mayor Dalton | Mormon Boyz

En la congregación, cada vez andan más preocupados por los caprichos del Presidente Lee. Cumple con la legalidad, pero es que en una de las últimas ocasiones, justo a las doce de la noche, mientras aún estaban sonando las campanadas, ya se estaba follando a un chavalín recién cumplida la mayoría de edad. Siempre al límite el cabrón, le encanta follarse los culitos tiernos que van entrando y busca a los más cerdetes, a los que andan buscando que papi les dé el biberón para trincárselos como a un pavo.

Desde que el mayor Dalton entró, le tiene muchas ganas y se apuntó el primero para meterle la iniciación. Un chaval pequeño, guapísimo, de ojos azules, cuerpo delgado pero fibradito. Irresistible para su apetito sexual, no negó que se calzó alguna que otra paja pensando en el gran día.

El día de la iniciación el chaval estaba nervioso. Sabía lo que iba a pasar porque ya se lo habían chivado los compañeros y era normal, teniendo a un tio tan grandote e imponente lubricándole el cuerpo, purificándoselo, sabiendo que después tendría que comerle toda la soberana polla. El miedo no impidió que se le pusiera bien dura. Y para su edad y su complexión, la tenía bastante grande y gorda. Se le empinó hasta arriba.

El presidente le abrazó fuerte, sus rabos duros entrechocaron, Lee le metió algún que otro dedo por el ojete preparando el camino, un dedo tan grande como una polla. Dalton, que al principio podía parecer tímido, se puso cachondo y tomó la iniciativa. Se agachó y se agarró co¡n la mano y la boca como un clavo ardiendo al rabo del presi. Le bajó los calzones blancos y se quedó alucinado con la pedazo pija que se gastaba.

Cuando se la metió en la boca, era tan gorda que tuvo que hacer el esfuerzo de su vida, porque ni abriéndola a tope conseguía arañar centímetros de más, se le había quedado encasquetaba y no iba ni para alante y para atrás la muy puta. Lee también se encariño con la polla del chaval, pero mucho más con su culito.

Fue al dejar que se incorporarse hacia adelante sobre la mesa cuando descubrió ese trasero de lujo e inexplorado hasta ahora. Un culito suave, tierno, pequeñito, redondo. Dio la vuelta al chaval y le hizo ponerse boca arriba para recibir la bienvenida. Quería mirar esa carita guapa y esos ojos, quería ver la reacción dibujada en su rostro la primera vez que le metiese la polla gorda por ese culito prieto, la primera vez que le desvirgase.

Al blandirle el trasero con tantas ganas, casi se corre dentro, pero mereció la pena aguantar para ver cómo después ese pequeño ángel se convertía en un diablillo saltando sobre su rabo, cabalgándole al trote mientras se pajeaba y le dejaba toda la lefa encima. El presi le inauguró el culete con una mansalva de lechazos. Él había sido el primero.

ENJOY NOW PRESIDENT LEE AND ELDER DALTON AT MORMONBOYZ.COM

ENJOY NOW PRESIDENT LEE AND ELDER DALTON AT MORMONBOYZ.COM

ENJOY NOW PRESIDENT LEE AND ELDER DALTON AT MORMONBOYZ.COM

Close