Tommy Dreams enfunda su enorme pollón hasta los huevos y sin condón en el culazo y la boca de Saylor Jones | Fucker Mate

Topped hard

MALE ACCESS 5 TOP GAY PORN SITES 1 ALL-ACCES PASS

Con la boca abierta se quedó Saylor Jones al entrar por la puerta. A ver, en un piso compartido por varios tios, era de esperar que en algún momento pillaras a alguno en un renuncio masturbándose, pero ni de coña esperaba encontrarse a Tommy Dreams en mitad del pasillo machacándosela a primera hora de la mañana y más sabiendo que en cualquier momento uno de sus compañeros podría levantarse.

Quizá era eso lo que pretendía, que alguno le viera y se enamorar al instante de su larga y gordísima polla. Como por instinto, Saylon avanzó unos pasos, se agachó y se quedó embelesado admirando ese pollón. Tommy le plantó una mano entre la frente y el nacimiento del pelo, se la echó hacia atrás, con la otra mano se agarró el rabo y lo impulsó hacia sus morros dándole unos ligeros cachetazos, luego apuntó hacia su boca y se la metió dentro.

Qué pedazo de trozo de barra caliente. Tras dejar que la deslizase por el interior de su boca unas cuantas veces, tomó el mando y se la comió hasta los huevos, así, de primeras, veintitrés centímetros de rabo todos para adentro, los pelos de la base de la polla por bigote y los cojones calientes del francés en la barbilla. Al sacársela, cogió aire después de tragar a fondo, con los morros llenos de babas.

La polla brillante, llena de saliva, cada vez se deslizaba mejor por el interior de su garganta, lo que le instó a jalar a garganta profunda una y otra vez como un puto cerdaco. Esa enorme polla era deliciosa. Se la amó hasta las trancas. Cada vez que se quedaba un ratito con toda ella dentro de la boca, Tommy le abrazaba la cabeza y la apretaba contra su entrepierna. Le encantaba tenerla en un lugar tan apretado.

Acabó con la carita mojada de tanto chupar, de tanto recibir pollazos, desde la parte superior de la nariz hasta la barbilla, toda llena con sus babas encima, antes de abrir el culete para que Tommy se lo comiera. Notó su lengua caliente y húmeda, el raspado de su barba, algún dedo juguetón. Todo sirvió para abrirle el agujerito, ponerse mirando hacia la pared y permitir que ese gañán le metiera toda la barra a pelo por el culo.

Su ojete tragó a fondo igual que había hecho su boca. Toda la figa perforándole por dentro, un pollón descomunal batiéndose una y otra vez contra su agujero, las caderas y los muslos peludos de Tommy asestándole una estocada tras otra en las nalgas. Entre la postura de Saylor con el culo en pompa y que Tommy necesitaba su espacio para follar por tenerla tan jodidamente larga y hermosa, entre los dos ocupaban el ancho de todo el pasillo. Si otro de sus compis se levantaba, iba a tener dos opciones, o pajearse mirando cómo follaban o unirse a ellos.

Saylor alargó un brazo hacia atrás posándolo en el culito de Tommy. Joder, qué duro le estaba follando. Tenía ganas ya de ver la carita de ese guaperas en acción, así que le animó a sentarse en una silla que había cerca en el pasillo y él se sentó sobre sus piernas clavándose en su enorme pene sin condón. Le encantaba hacer eso, empalarse en el pollón duro y tieso de un tio y mirarle a la cara para empaparse de todos sus sentidos, de ese rostro cargado de vicio cuando miraban hacia abajo viendo cómo una polla y unos huevos se restregaban contra su vientre, sin vía de escape, dominados por un culo pajeador que les llevaría al límite.

Se dirigieron hacia un lugar más cómodo. La hora de levantarse se acercaba y ya no querían interrupciones. Aquelo lo iban a acabar solitos entre ellos dos. En el sofá del salón, Saylor volvió a dominar la polla de Tommy pajeándosela con el trasero, saltando sobre ella. Tommy también aprovechó para culearle un rato desde abajo con su barra maciza.

Pasó una mano por delante, agarró el rabo de Saylor y se lo empezó a pajear duro y fuerte mientras seguía follándoselo. Para su sorpresa, descubrió con agrado que Saylor estaba muy bien dotado con una polla que estaba a punto de cruzar al club de los veinte y que encima era bien gordita. Eso le dio una idea perversa. Se levantó, los dos frente a frente, juntaron los rabos, uno al lado del otro comparando tamaños, cogió los dos con la mano y los masturbó a la vez.

Ese momento tan íntimo entre hombres le daba la puta vida. Era tremendo sentir la polla caliente y dura de otro tio rozándose contra la tuya, juntar los cipotes, palmear la otra polla, levantar la vista, cruzar miradas y sentir esa conexión electrizante. Saylor se tumbó, elevó el culo hacia arriba y Tommy se lo taladró literalmente con su fusta. Ese culazo era puro amor, tragaba de lujo y tenerlo como recipiente para su durísima polla era un alucine.

Al follárselo bocarriba, Saylor aprovechó para pajearse a toda hostia. Estaba claro que no iba a parar hasta sacarse la leche. Tres segundos después de anunciar como un demente que se iba a correr, elevó la cabeza hacia el pecho, su abdómen se contrajo, empezó a gemir como si le estuvieran ahogando y el cabrón empezó a soltar lefa bañándose todo el torso de semen.

Se corrió como un cerdo y eso puso a Tommy más cachondo todavía. Perfecto o no, encontró en ese momento la ocasión para ponerle otra vez a comer polla, pero esta vez metiéndole un gag the fag, sentándose sobre su cabeza y empelando todo su rabo dentro de su boca y su garganta, follándole la carita. Cuando ya no se pudo aguantar más las ganas, sacó el nardo y se lo pajeó apuntando hacia su boquita. Saylor retiró su mano y se hizo con el control justo a tiempo para que esa ubre gigante se corriera encima de sus morros soltando un montón de leche.

VER TOPPED HARD EN FUCKERMATE.COM

@ fotos por Oscar Mishima

VER TOPPED HARD EN FUCKERMATE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba