Tendencia

Alejo Ospina se folla el culazo de Daniel Montoya a pelo con su enorme pollón y le mete una preñada | MEN

Hung

Los tios pollones saben reconocerse de igual a igual al instante, sobre todo en los gym, donde si te fijas durante unos minutos, después de series de sentadillas, flexiones y levantamiento de pesas, al final tanto movimiento termina por hacer un buen molde en la entrepierna, un paquetón que es imposible esconder de miradas clandestinas. Daniel Montoya y Alejo Ospina se han echado ojo y ahora están en la planta baja del gym, dándose el lote, acercándose más de lo que dos desconocidos deberían acercarse, sobándose esos amorcillados paquetes.

De tanto tocar se les empieza a poner durita y adelantan las caderas para rebozárselas bien una sobre otra. Sentir la dureza caliente de otro tio les pone cachondos y la pasión comienza a desatarse, tanto que Alejo ya está echando mano al lujurioso trasero de Dani, que tiene un culazo tragapollas de la hostia, para perder la cabeza. Acaban de estar sudando, forzando el cuerpo con las máquinas. Cuando se sacan las camisetas no hay nada de ellos que no les guste. Cierran los ojos, se dan un buen beso con lengua y disfrutan. De sus caras masculinas y atractivas, de sus cuerpos musculosos y potentes.

La mano de Dani también es curiosa y ya se ha metido por la parte delantera de los pantaloncitos de algodón de Alejo. Lo que está tocando le está poniendo bien caliente y le está dilantando el ojete, pero es cuando Alejo se la saca cuando comprende la magnitud de esa polla, un pollón en toda regla. Grande, gordo, voluminoso, con un buen par de cojones colgando a cada lado. Alejo se la agarra y la menea, luego mira a Dani para ver si le mola. Sí, le mola. Toma asiento en el banco de madera que tiene a la espalda. Ha llegado la hora de comer.

De lado, empinando el codo para marcar biceps y merendándose ese rabaco, Dani da buena cuenta de él masturbándolo entre sus labios, escupiendo encima para engrasar la máquina y hacerse un hueco en la garganta para tragar un poquito más. Hasta los huevos. La cara roja, el principio de una arcada. Qué guapo y qué buen que está el tio y encima se le da de lujo mamar rabos.

Cuando más chupa más rabo le entra y no para de hacer virguerías. Come a fondo, recoge las pelotas con la mano y las sube hacia arriba, les da un buen repaso con la lengua y los labios, restregándolos por esa fina piel de melocotón. Vuelve a tragar hasta los huevos y hace que a Alejo se le pongan los cojones por corbata a punto de escupir toda la leche que contienen, pensando que no puede tener mejor compañero de gym que ese.

Hay tios que tienen pasión por los calcetos, otros por los gayumbos llenos de esperma, otros por las zapas. La de Alejo es pasión por los culazos grandes, por ver a un tio nalgón subir escaleras. Hace que Dani suba las de la planta baja del gym, le baja los pantalones y descubre esa sugerente silueta de sus nalgas, preciosas, grandes, con la forma perfecta. Se masturba la pija, mira el culazo. Culo grande y polla grande.

Le come todo el ojal antes de metérsela sin condón. Le da por culo por detrás, ahí, en mitad de las escaleras. Tiene el trasero durito, pero le da con tanto ímpetu y tanta fuerza que logra que se le muevan como flanes a cada impacto de sus caderas. Los calzones abiertos por detrás le molestan, se los quita y ahora sí tiene las vistas perfectas. No es ya sólo el culazo de vértigo, son también los muslazos grandes, fuertes y musculosos que tiene el cabrón, cosas que le hacen empalmar como un galgo y le abren el apetito.

Los colegas de gym se ayudan a todo, entre otras cosas a hacer sentadillas. Yo me tumbo y tú te sientas encima. Daniel se sienta sobre las piernas de Alejo, pero con un aliciente, meterse toda su polla dentro del agujero. Salta y vuelve a saltar, inflando la polla a pajote, porculeándosela bien. La polla de Dani rebota bien dura, el cabrón tiene también una buena minga.

Dani se da media vuelta y vuelve a sentarse clavándose la pija, dispuesto a follar frente a frente. Si ya desnuditos en las duchas viendo tanto tio bueno y tanto músculo se les pone dura, tan cerca uno del otro y con los rabos tiesos, la cosa se vuelve de locura. No dejan de abrazarse, de besarse de sentirse, de penetrarse mutuamente con miradas.

Casi hecho un ovillo contra la pared de cemento, Dani no tiene escapatoria. Alejo le fostia el culo sin compasión y basta con que le ponga una mano encima de la polla para correrse. Y qué gusto da correrse con un buen pollón dentro del culo, cuando el esfinter intenta cerrarse y abrirse por inercua en la corrida y se topa con un rabo enorme que lo impide.

Alejo sigue bombeando. Dani ve que cierra los ojos y gime en alto echando la cabeza hacia atrás. A Alejo se le suben los cojones poniéndosele de nuevo por corbata. Dani nota algo espeso y caliente inundándole el ano. Cuando Alejo retira la polla y el flujo de semen cae por la raja de su culo es cuando se da cuenta de que acaba de preñarle. No contento con eso, moja el rabo en el ojete y se la vuelve a meter. Alejo se retira un poco de Dani y le mira de arriba a abajo. Guapo, cachas, corrido, con su semen resbalando por su enorme y precioso culo. Así da gusto sudar.

VER HUNG EN MEN.COM

VER HUNG EN MEN.COM

Mostrar más
Botón volver arriba