Jonah Reeves se folla a Johnny Rapid y le suelta una mansalva de lefazos en los huevos, la polla y el cuerpo | MEN

Off Duty Part 1

Sólo un hombre podía comprender el calentón con el que llegaba uno a casa después de seis meses en la armada. Sí, Jonah Reeves no era de los que se quedaban quietos y esperaban al matrimonio, había hechos sus cosas con el resto de chicos, pero en la base del regimiento de tierra donde él estaba, apenas eran unos cuantos y ya se habían aburrido de verse las pollas y penetrar el culo del mismo que siempre se dejaba dar. Él y todos los demás podían darse con un canto en los dientes de que al menos hubiera habido una putilla para satisfacerlos a todos en ese sentido.

Llegó deseando follarse a Johnny Rapid, pero el cabronazo lo tenía todo patas arriba. Ensuciando los calcetines de andar por casa, la habitación hecha una pocilga. Johnny, deseando que su chico le tomara, se subió a la cama y se lo dejó bien claro. “Lo que tienes que limpiar ahora es este culo“, le dijo bajándose los pantalones y dejando a la vista su redondito y suave trasero.

Jonah se bajó la cremallera de la bragueta. Todavía llevaba los pantalones caquis de militar. “Primero cómeme la polla, que mira lo grande que se me ha puesto en medio año“, incitó a Johnny poniéndolo de rodillas a mamar. Joder, cómo le rechupeteó el palo, con muchas ganas, tanto tiempo esperándola. No tendría la minga más grande, pero sí la tenía super dura y a Johnny le encantaba comérsela hasta los huevos.

Segundo intento. Volvió a ponerle el culo para que se lo follara. Jonah se quitó la camiseta. Llevaba la marca de la camiseta de tirantes en el torso a consecuencia de tomar mucho el sol. Estaba mazao. Dio un par de pasitos hacia el culete de Johnny, andando como un pingüino porque llevaba los pantalones bajados por los tobillos, sacó un condón, se lo puso y se la metió por el agujero.

Cuánto echaba de menos esa polla y esa cara de guaperas, de chico bueno de no haber roto un plato de Jonah, siempre tan cumplidor, atento y servicial que hasta a su novio se lo follaba con condón. Hizo que se tumbrara sobre la cama y le pajeó la polla con el culo. Sabía lo mucho que se excitaba mirando sus nalgan redondas y suavecitas rebotando sobre su rabo como un balón. De tanto botar y rebotar, Johnny casi se traga el condón por el esfínter.

Se puso bocarriba, se abrió de piernas y dejó que su machote militar lo penetrara. Él se dedicó a mirar, a comer con la vista, mientras se cascaba una paja. Johnny tampoco era un chico bueno, que había hecho sus cositas, pero la alegría de ver a su novio estalló en una mansalva de lechazos que le llegaron hasta más allá del hombro. Sorprendido, se quedó mirando la marca de la leche que acaba de escupir por la polla, sin poder creerlo, pero a ese siguieron más lechazos y no pudo hacer otra cosa que gemir, regodearse encima de la cama y disfrutarlos.

No era el único que se alegraba y que tenía los huevos bien cargados. Nada más sacar la chorra del culo, Jonah se masturbó encima de él y le metió diez trallazos de esperma caliente y espeso inundándole los huevos, la polla y el estómago. No había duda de que se alegraban de verse mutuamente. El desorden de la habitación había pasado a un irrelevante último plano.

VER OFF DUTY EN MEN.COM

VER OFF DUTY EN MEN.COM

Mostrar más
Botón volver arriba