Tendencia

Rhys Jagger peta el culazo de Ian Roebuck sin condón y se lo fusila a lefazo limpio | Bel Ami Online

Poco a poco, los chicos iban llegando a la choza que se habían reservado para pasar los días previos al verano. Ian Roebuck fue de los primeros en llegar. A sabiendas de que habría piscina y mucho cachondeo, se había estado machacando duro en el gym para estar a la altura de sus colegas, que siempre tenían unos cuerpos de vicio. Por si acaso, practicó algo más su musculatura en el patio hasta que llegó el siguiente del grupo.

Tan guapo y atractivo como siempre, Rhys Jagger le saludó con su matadora sonrisa, esa capaz de desnudarte y ponerte palote en un segundo y medio. Siempre que había hablado con él, se volvía tímido. Le imponía un tiarrón tan guapo y fuerte y a menudo su amistad estaba ahí pero se diluía entre los demás cuando eran muchos.

Ahora estaban solos. Rhys preguntó dónde estaban los demás. Ian le confirmó que no habían llegado aún. Rhys soltó la bandolera y se tiró encima de él morreándolo y frotando el paquete por encima del suyo. Ian se preguntó qué había sucedido durante su viaje que hubiera llegado tan caliente, pero estaba claro que no quería perder ni un minuto de aquel largo fin de semana que les quedaba por delante.

Ian se había rendido a su boca, a sus labios, a su aliento embriagador y ni había notado que le había bajado los calzones y le estaba sobando el culo. Ian terminó desnudo, frotando su salchicha por encima de los vaqueros de Rhys. Bajó a chuparle la polla y él tampoco perdió el tiempo. Se le daban muy bien las mamadas y pollas tan rectas, gordas, largas y duras como la de Rhys le daban un juego que amaba.

La lengüita abrillantando el cipote, rodeándolo en círculos, haciéndole desear metérsela dentro de la boca. Se quedaron un buen rato mirándose, tocándose frente con frente, pajeando cada uno la polla del otro con amplios movimientos, aplicando cada vez más fuerza a sus rabos. Rhys bajó a chuparle la polla, le abrió el culito con la lengua y después se la metió sin condón.

Al principio no paraba de darle buenos pollazos, calmando las ganas que traía de fuera, vete a saber por qué, pero después bajó el ritmo, convirtiendo la follada a saco en una romántica velada de amor, acercándose cuerpo con cuerpo a Ian, girándole la cabeza y colmándole de besos. Ian no dejaba de sentir el amor de esa polla rígida y robusca robándole el agujero.

Se pajeó mirando cómo le daba por culo, su cuerpazo, su cara tan atractiva, sus ojazos. El rostro de Rhys se desdibujó de gusto, la boca abierta, exhalando gemidos. Tenía tantas ganas de calzarse un agujero que la sacó tarde. Para cuando sacó la polla del culo, ya se estaba corriendo dentro de su agujero, pero todavía tenía potencia en el pito para fostiarle a lefazo limpio crujiéndole la raja del culo, estampando el caldo con sus semilla en los huevazos de Ian y más allá.

Se limpiaron la corrida y el sudor en las duchas. Ian todavía estaba empalmado. Rhys tenía el rabo amorcillado, colgando entre las piernas, enorme. Bajo el agua volvieron a ponerse cachondos. Puede que les quedara algo más de tiempo antes de que llegaran los chicos.

VER A RHYS E IAN EN BELAMIONLINE.COM

VER A RHYS E IAN EN BELAMIONLINE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar