Connor Peters se deja follar por Damien Dyson después de hacerse unas mamadas | Bentley Race

Cuando Ben puso delante un book con las fotos de los últimos modelos que habían desfilado por delante del objetivo de su cámara, Damien Dyson lo tuvo claro. Rubito, cara aniñada, muy guapo y una descomunal polla, Connor Peters había conseguido despertarle la polla por debajo de la bragueta. Si en fotos ya le había puesto el pito firme, el encuentro en persona prometía.

Estaba deseando desnudar a ese yogurín de ojazos azules, bajarle los calzones y empezar a comerle esa descomunal polla que se gastaba entre las piernas, destacanso sobre manera en su delgado cuerpecito, gorda, dura, larguísima, formando un arco combado hacia arriba. Damien la comparó con la suya. De grosor andaban parejas, pero el benjamín le seguía superando en centímetros.

Aunque jovencito, Connor era consciente de su dote y de lo mucho que llamaba la atención a los chicos. Estaba acostumbrado a tomar asiento, a plantar la manita en la nuca de un tio y contemplar el incesante movimiento arriba y abajo de sus cabezas mamándole la polla.

A pesar de tenerla bien grande, había otra cosa de la que Connor disfrutaba mucho más. Ponerse a cuatro patas, dejar que le frotaran un buen paquete por la raja del culo, sentir los morros y la lengua experta de un tio endulzando su ojete antes de meterle una buena llave en la cerradura y abrir la habitación del placer. Ese era tan solo el paso final de una larga lista previa de tocamientos y magreos entre chicos que a menudo se saldaban con las pijas soltando precum, rajas de cipotes con gotitas brillantes que no dudaban en apretar con los pulgares y llevarse a la boca.

VER A CONNOR PETERS Y DAMIEN DYSON EN BENTLEYRACE.COM

VER A CONNOR PETERS Y DAMIEN DYSON EN BENTLEYRACE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba