JJ Knight y Pierce Paris dan por culo a Michael Del Ray sin condones con su par de enormes badajos y se corren en su cara | MEN

Jingle Balls Cock

Algunos chicos malos quieren abrir los regalos antes de tiempo. Hasta ahora Pierce Paris se había comportado como el perfecto huesped, pasando sus primeras navidades junto a su amigo JJ Knight, colocando las luces y los adornos del arbolito con paciencia y tranquilidad, pero al pillín le llamaba poderosamente la atención el soniquete que hacía la caja que llevaba su nombre al moverla.

Se suponía que tendría que esperar hasta la mañana de Navidad como también se suponía que Santa debía dejar regalos en las casa, no abrirlos y muchos menos probarlos. La cosa es que antes los mayores se regalaban perfumes, libros, música, prendas de ropa y desde que Santa Michael del Ray se enteró de las cosas interesantes que algunos se regalaban, sobre todo entre amigos, decidió que era mucho mejor disfrutar de los regalos que pasarse la noche en vela llevándolos de un sitio a otro de la ciudad.

Así fue como descubrió que el regalo secreto de Pierce no era otro que el dildo gigante de su amigo, una réplica de su gigantesca polla de casi 22 centímetros. Michael abrió los ojos como platos una primera vez al ver el tamaño de la caja de cartón y los volvió a abrir de nuevo al ver y tocar ese rabo enorme de goma. Se quitó los pantalones, elevó las piernas dejando el culo abierto y se insertó el pollón dentro del agujero.

Flipando se hallaba con esa cosa gorda y enorme entrándo por el hueco de su trasero, tanto que ni se daba cuenta del ruido que armaba gimiendo. Para reproducirlo, digamos que no sonaba a “Ho, ho, ho!” sino más bien a “Ohhh, ohhhh, ohhh!“. Pierce se despertó asustado, pensando que un ladrón se había colado en casa, pero lo que encontró al bajar fue a Santa usando su regalo de Navidad para darse placer.

Pierce le metió un bastón grande de caramelo por el culo y después su larguísima polla. Nada más deslizar sus generosos centímetros de rabo caliente por el interior de su ano, a los dos les fallaron las piernas del puto placer que sentían, perdiendo el equilibrio, llevándose por delante el árbol y formando un jaleo que despertó a JJ.

JJ bajó las escaleras y la escena que se encontró era digna de un cuento. Su dildo de goma por el suelo y su amigo follándose a Santa sobre la alfombra. A tomar por culo los regalos, a tomar por culo la leche y las galletas. Santa se arrodillo para cenarse esos dos pedazo de trabucos, a cada cual más grande y entre los dos colegas se las ingeniaron para dar por el ojete a Santa sin condón.

Mientras uno agarraba, el otro metía. Le dieron rabo gigante por la boca y por el culo dejándole relleno y bien satisfecho. El granuja de Santa no paró hasta que esas dos pollazas se deslecharon sobre su jeta soltando un montón de nieve blanca, hasta que vio con sus ojos cómo los dos rabos se quedaron balanceándose entre las piernas, mojados, como los badajos de un par de campanas, sin duda los mejores badajos que Santa había visto en su puta vida.

VER JINGLE BALLS COCK EN MEN.COM

VER JINGLE BALLS COCK EN MEN.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar