Scott Finn ayuda a pajear a su compi de piso Spencer Laval y acaba follado a pelo | Next Door Studios

Para un tio ducho en el tema era fácil, viendo a otro de espaldas, identificar cuándo otro se estaba cascando una paja por el movimiento del brazo. El hobby favorito de Scott Finn era interrumpir a su compañero de piso cuando se la estaba machacando. Los dos compartían afición por las pajas y el porno, así que Scott esperaba pillarlo algún día con el rabo en la mano. Si tenía especial interés en vérsela era porque imaginaba algo muy grande, debido al amplio movimiento masturbatorio.

Los dos acababan de ver una porno a primera hora de la mañana aprovechando el finde. Siempre la veían juntos, empalmaban, se la tocaban un poco por encima y después se iban a sus respectivos cuartos a darle a la zambomba y acabar. Ese día Scott tocó a la puerta de la habitación de Spencer Laval cuando estaba a punto de correrse y cometió el atrevimiento de meterse hasta adentro, cuando normalmente sólo llamaba y se iba.

Spencer no sabía que hacer con su polla. Intentó meterla de nuevo en los pantalones pero la tenía demasiado dura y enorme para que no se notase. Encima Scott iba acercándose poco a poco hacia donde él estaba, proponiéndole que hicieran algo diferente por esta vez y que en lugar de estar haciendo lo mismo por separado, probasen a hacerlo juntos.

Scott ya había acabado su paja, o eso decía. El trato era que él le echaba una mano. Spencer estaba demasiado cachondo como para decir que no, así que cerró los ojos y se dejó hacer. Se sentía raro sabiendo que su compi de piso le estaba viendo el trabuco por primera vez, pero en cuanto tuvo su mano calentita pajeándole, se fue acostumbrando.

Entonces ocurrió algo que no esperaba. De repente algo más húmedo y suave arropaba su cipote y la parte superior de su rabo. El cabrón se la estaba chupando! Pensó en retirarle la cabeza, pero lo estaba haciendo demasiado bien como para rechazar la mamada. Además estaban solos, momento íntimo entre colegas, nadie se iba a enterar.

El tio tenía unas buenas tragaderas, incluso intentó comérsela hasta los huevos. A cambio Spencer le devolvió el favor tumbándole sobre la cama, comiéndole él también la polla un rato y después tumbándose junto a él por detrás, separándole un poco las piernas y metiéndole el pollón a pelo por el culo. Quedaba super encajado y la tenía tan grande que le era imposible penetrarle más allá de la mitad de la longitud de su mazo. Al menos al principio, porque después empezó a empotrarle con fuerza como un buen machote y le metió una acabada lechera en toda la rajeta del culo.

ENJOY NOW SPENCER AND SCOTT AT NEXTDOORSTUDIOS.COM

ENJOY NOW SPENCER AND SCOTT AT NEXTDOORSTUDIOS.COM

ENJOY NOW SPENCER AND SCOTT AT NEXTDOORSTUDIOS.COM

Botón volver arriba
Cerrar