La Familia Polla: Caleb se hace el enfermo y se queda en casa de su tio comiéndole la polla y dejando que se lo folle | Family Dick

Venga cabrones, reconoced que la mayoría habéis fingido estar malitos un día de diario que tocaba escuela para quedaros en casa y aprovechar el momento, ese en que vuestra madre se iba a comprar, para haceros una pajilla porque teníais los huevos a reventar.

A Caleb ya lo pilló su padre pajeándose duro, no al nivel de que abriese la puerta y se llevase un lechazo familiar de su hijo, pero casi, así que como ya lo tenían calado y no querían más sorpresas, cada vez que estaba enfermo lo llevaban a la casa de su tio Jacob para que lo tuviera vigilado. “Sí, dejádmelo a mí que a este le pongo yo tieso“, le decía a su hermano cuando se lo dejaba en el portal.

Lo que su padre no sabía es que, cuando se cerraba la puerta, el tio Jacob ya estaba empalmado tocándole el culo a Caleb mientras subía las escaleras, deseando llegar arriba para meterle toda la polla por dentro. Y a Caleb, sabiendo que al subir le espertaba comida de rabo largo y duro y lechecita de hombre, enseguida se le quitaban todos los males

Mucho mejor que estudiar mates, Caleb tenía muy claro que aquello era lo que quería todos los días de su puta vida. Sacar la chorra a su tio y meterle un bocado a esa jugora y larga polla se convertía en el mejor momento del día. Mientras se lo hacía, su tio se dedicaba a descubrirle el culito e ir metiéndole un dedo por detrás, acariciándole primero con suavidad la entrada del ojete.

Después del jugueteo y una buena mamada, sin condón ni nada, Jacob se ponía detrás de él y le metía toda la polla a pelo. Guardar aquel gran secreto no estaba bien, pero joder lo que lo disfrutaba, como una jodida puta. Su tio entrando y saliendo de su cuerpo con esa pedazo chorra, una y otra vez hasta que del gusto les venía la corrida.

Mientras Caleb se lefaba encima, su tio le preñaba el culo y la leche le rebosaba calentita por el agujero. Cuando su padre volvía a por Caleb, no podía explicarse cómo era posible que después de unas horas con su tio se hubiera curado tan rápido. El remedio de la abuela decía Jacob. Sí, sí, remedio de polla y lefa.

ENJOY NOW HOMESICK AT FAMILYDICK.COM

ENJOY NOW HOMESICK AT FAMILYDICK.COM

ENJOY NOW HOMESICK AT FAMILYDICK.COM

Close