Desert Hideaway 2: Ryan Bones le peta el culo a Pierce Paris puro en mano en el desierto | MEN

Aunque no lo creyese, Pierce Paris era un tipo con suerte. Tras huir con el dinero a través del desierto y celebrar el exitoso robo follando en mitad de la naturaleza, su colega Will le metió un pedrazo en la cabeza y lo dejó inconsciente y abandonado. Podía haber sido pasto de los carroñeros de haber caído la noche si no llega a ser porque a un traficante furtivo montado en el dólar le dio por salir de caza.

Demasiado grande y solitaria esa enorme casa para Ryan Bones, a veces sentía la presión, aburrido entre sus caprichos y puros, y necesitaba salir a cazar unas liebres para mitigar la soledad. Esta vez no se encontró con un animal, pero trató a Pierce como si lo fuera. Si prestaba ayuda, esperaba una recompensa.

No esperó a llegar a casa, ese chaval necesitaba desembuchar y ganarse su confianza porque algo le decía que, como le dejase entrar entre las cuatro paredes de su paradisíaco hogar, el día menos pensado desaparecerían sus pertenencias. Esa confianza se la tendría que trabajar de rodillas, haciéndole una buena mamada a su gordo rabo.

Para Pierce fue pan comido, nunca mejor dicho, porque hace apenas una hora se había comido una igualita que esa. Como buen ladrón, sabía que cumplir los deseos de los demás y ser fiel, era el primer paso para preparar la estrategia. Le comió la polla hasta las pelotas a ese machote y se dejó follar como una buena puta por detrás.

El cabrón de Ryan sólo soltó el puro que se estaba fumando para agarrarle bien por los cachetes y pegarle los últimos zambombazos en el culo antes de soltar la leche. Gafas de sol, bien vestido, acicalado, cachas, se quedó agazapado tras la follada esperando a que ese hombre lo llevase a su guarida o a sufrir su segundo abandono en un mismo día.

ENJOY NOW RYAN BONES AND PIERCE PARIS AT MEN.COM

ENJOY NOW RYAN BONES AND PIERCE PARIS AT MEN.COM

ENJOY NOW RYAN BONES AND PIERCE PARIS AT MEN.COM

Close