Viktor Rom se ventila a Joaquin Santana reventándole el hueco a pelo | Lucas Entertainment

No solía hacer caso a los vendedores que llamaban a su puerta, pero ese día Viktor Rom hizo una excepción cuando Joaquin Santana, un chavalín al que le sacaba una cabeza de altura y tres veces la envergadura de su cuerpo, llegó para venderle unos aparatitos la mar de sexuales.

A Viktor le cayó en gracia el chaval, le dejó pasar dentro de su casa y disfrutó como un cabrón viendo cómo intentaba engatusarle, porque sabía que ese culito no iba a salir por la puerta de su casa sin pasar antes por la piedra de su grandísima polla. Cuando Joaquin cogía un dildo gigante, Viktor se llevaba la mano al paquete y el ambiente se iba caldeando por momentos, tanto que el chavalín ya estaba sudando.

Mira chavalín, ¿por qué no te dejas de esas mierdas y pruebas una de verdad?“, le propuso Viktor, que ni corto ni perezoso se puso de pie, dejó su entrepierna a la altura de la cabeza de Joaquin, se desabrochó el botón de los pantalones, la cremallera, se sacó el rabaco e hizo alucinar al chaval como nunca en su puta vida con un buen trancazo en la boca.

Demasiada polla para un culito tan estrecho, o eso parecía en un principio por su constitución física, porque el tio se lo tragaba todo por el ojete. Así, gorda, calentita y a pelo, mucho menjor que un dildo de goma y con lechecita de hombre de la de verdad para regalarle y cerdear. No sabemos si después de esa sesión el chaval seguiría vendiendo los juguetes con la misma convicción, después de probar verga de macho alfa.

WATCH NOW VIKTOR AND JOAQUIN AT LUCASENTERTAINMENT.COM

WATCH NOW VIKTOR AND JOAQUIN AT LUCASENTERTAINMENT.COM

WATCH NOW VIKTOR AND JOAQUIN AT LUCASENTERTAINMENT.COM

Close