Talon Miller le come el rabo sin descanso a Ceder Jones hasta sacarle la leche de los huevos | TIM Suck

Ceder Jones ya estaba preparado para pasar a otro nivel de mamada. Algunos colegas del curro le habían hablado de un chaval que se metía las pollas, por muy largas y gordas que fueran, hasta más allá de la garganta y que el cabrón no paraba de pegar cabezazos comiendo rabo hasta dejarte vacías las pelotas.

La práctica hace al maestro, por lo que antes de acudir a Talon Miller, estuvo practicando varias semanas en casa casi a diario haciéndose pajas que cada vez eran más largas. Cerraba los ojos, se enfundaba la polla con la mano y se la cascaba sin parar, sin un solo descanso. Cada vez aguantaba más, aunque era complicado, pero al final llegó a durar casi un cuarto de hora dándole a la zambomba a ritmo constante.

Ya se sentía preparado. Acudió al local al que sus colegas le habían dicho y allí buscó a Talon el experto mamador. Todo fue tal y como se lo habían contado. El chaval se enganchó al pollón y no lo soltaba ni para atrás, sólo para coger impulso y tragarse la polla hasta las pelotas. Un cabezazo tras otro, sin descanso. Ceder no contaba con el jodido soniquete de la mamada. Al final con tanto roce, le encharcó la boca de semen con tanta cantidad que el chaval se vio obligado a tragar. Se lo comió todo. Y ya que se había pegado una buena merienda, se quedó a limpiar el sable y sus alrededores.

WATCH NOW CEDER JONES AND TALON MILLER AT TIM

WATCH NOW CEDER JONES AND TALON MILLER AT TIM

WATCH NOW CEDER JONES AND TALON MILLER AT TIM

Close