La Familia Polla: Brendan anima a su hijo Logan a terminar los deberes follándole a pelo sobre la cama | Family Dick

En esta vida todo funciona o a base de hostias o de caricias. Érase una vez un padre llamado Brendan que, para incentivar a su hijo Logan a que estudiase todas las tardes, aprovechaba que su mujer se iba de compras para colarse en la habitación de su hijo a hacer las mayores guarradas que se puedan imaginar. “Esto es un juego de hombres“, le decía.

Logan ya estaba en edad de saber manejarse la polla, pero todavía ni siquiera había tocado otra que no fuera la suya. La cosa es que ese juego le molaba bastante y le daba bastante gustito, aunque juraría que era su padre el que se lo pasaba mejor que él, cuando le metía la barrena por detrás y sobre todo cuando se zarandeaba la polla encima de su cara y le dejaba toda la leche encima antes de largarse con la polla colgando y chorreando lefa en dirección al baño.

Lo que era novedad, terminó convirtiéndose en costumbre. Ahora su padre entraba todas y cada una de las tardes en su habitación para follarse a pelo el culito tierno de su hijo, virgen, pero virgen de otros hombres, porque él había sido el primero en desflorarlo. A Logan empezaron a interesarle las chicas y a veces le molestaba cuando estaba chateando con alguna por el portátil y su padre entraba con los pantalones grises de deporte, marcando rabo empalmado por debajo.

Logan no le hacía ni caso, pero al final siempre terminaba bajándose los deportivos y pajeándose la polla cerca de su cara, buscando su boca para recibir una mamada, bajando los pantalones a su hijo, tumbándose encima de él y posando el rabo tieso en el valle de los cachetes de sus nalgas. Al final le cogía de la cabeza y le metía toda la polla dentro de la boca soltando un gemido que parecía de corrida.

No es que a Logan le disgustara que a su edad lo trataran como a una putita. Podía amar a una chica pero en el sexo era todo oídos. Lo que antes era un incentivo para estudiar y hasta él se lo pedía, ahora se había convertido en una rutina en la que Logan estaba destinado a sacar la leche de los huevos a su padre para que le dejara seguir estudiando. Eso sí, había una cosa que Logan no entendía, cómo coño él podía tener la polla más grande que la de su padre, más larga y más gorda. A lo mejor uno de estos días se presentaba en su trabajo y cambiaban las tornas.

Nota: Las imágenes, el vídeo y el texto reflejan una obra de ficción. Los actores no tienen ninguna relación de parentesco real.

ENJOY NOW I HAVE TO FINISH MY HOMEWORK AT FAMILYDICK.COM

ENJOY NOW I HAVE TO FINISH MY HOMEWORK AT FAMILYDICK.COM

ENJOY NOW I HAVE TO FINISH MY HOMEWORK AT FAMILYDICK.COM

Close