Controla Ojetes 2: Topher Dimaggio demuestra a Timothy Drake que nada es mejor que una polla dura y caliente | MEN

A Topher Dimaggio le hubera encantado ser un superman, que alguna vez lo ha sido, pero como mortal y humano, le era imposible mantener su polla tiesa todo el rato dentro del culo de su noviete para tenerlo contento como le gustaría.

La noticia de la llegada del controlador de ojetes se había extendido un poco más por la ciudad justo con la llegada del cumpleaños de Timothy Drake y, aunque aún estaba en fase de pruebas y no se había lanzado oficialmente, el que quería una unidad podía conseguirla por internet a buen precio de algunos comerciantes que se hacían con ellos robándolos de la fábrica.

Topher se hizo con uno y en la mañana del cumple de Tim, según estaba desayunando como siempre en pelotas, en lugar de acercarse por detrás y meterle la polla dura entre las piernas como a él le gustaba, le calzó el nuevo aparatito por le culo, encendió la app y le metió una buena dosis de vibrato que le hizo gemir hasta hacer sentir a Topher envidia sana.

Pronto esa envidia sana se convirtió en envidia y después en rabia. El aparato había pasado a formar parte de sus vidas, bueno, más bien de la vida de Timothy, que no se lo quitaba ni para atrás, siempre con el móvil en la mano y el controlador en el culo. Mientras viajaban en coche, cuando salían a hacer deporte, en todas partes. Hasta por las noches Tim ya pasaba del rabo real de su novio.

Un buen día, cuando estaban dormidos, le despertó el puto ruidito de la máquina y los gemidos de Timothy. Se levantó, le quitó el controlador del culo y el móvil de las manos y se juró que iba a demostrar a ese cabronazo que nada podría igualar jamás lo que podía hacer una buena polla caliente. Se la metió a su novio por el culo hasta el último centímetro y se lo folló como nunca. Le dio de comer rabo hasta ahogarle y por último algo que aquel puto cacharro nunca podría darle, una buena regadera de lefa en toda la jeta, calentita, espesa y para relamerse los labios. Tenía los huevos tan cargados después de tantos días a pan y agua que se lo entregó todo.

ENJOY NOW ASS CONTROLLER AT MEN.COM

ENJOY NOW ASS CONTROLLER AT MEN.COM

ENJOY NOW ASS CONTROLLER AT MEN.COM

Close