Devon LeBron empala sin condón su grandioso rabo dentro del culazo de Geo Dovek | Tim Tales

Geo Dovek tenía agarrado por el mango a Devon LeBron. Una polla larguísima de 25 centímetros, gorda y negra como la que siempre había soñado. Estaba salivando por comérsela, pero también necesitaba disfrutar de ese instante de placer que provoca resistirse a una tentación. Al final, como un buen chaval, se metió la polla dentro de la boca.

Se sintió casi como el día en que recibió la eucaristía en su primera comunión, solo que esta vez no era un trozo ligero de pan el que se colaba dentro de su boca y se deshacía, ni los dedos de un cura rozándole los labios, sino un buen trozo de rabo que le llenaba la cavidad entera y el roce calentito de la piel de una buena barra resbalando entre sus labios.

Hizo un gran esfuerzo por tragársela entera. Cerraba los ojos, comía hasta llorar, se la sacaba y miraba hasta dónde había llegado el rastro de su saliva sobre esa piel morena. No pasaba de la mitad, demasiado gorda como para entrar por su garganta.

Confiaba mucho más en su ojete que no le defraudó. El cabrón de Devon LeBron le dio el desayuno por toda la cocina, desde la mesa hasta el fregadero. El tio no paraba de culear con toda su fuerza pero a la vez con mucho estilo, como si no le costase azotar un trasero de esa forma, sacándola y metiéndola enterita. Parecía que lo llevase en los genes.

Para ser tan gorda, el tio hacía magia, porque conseguía que desapareciese y volviera a aparecer dentro y fuera del agujero. Geo terminó boca arriba en el sofá reventado a pollazos, convertido en saco de boxeo de ese empotrador que ya no necesitaba ni siquiera una mano para apuntalar su culo con el rabo todo a pelo.

WATCH NOW DEVON LEBRON AND GEO DOVEK BAREBACK AT TIMTALES.COM

WATCH NOW DEVON LEBRON AND GEO DOVEK BAREBACK AT TIMTALES.COM

WATCH NOW DEVON LEBRON AND GEO DOVEK BAREBACK AT TIMTALES.COM

Close