Winter Games 2: William Seed se toma la revancha con Alex Neveo follándole el culo y haciéndole comer polla | MEN

La batalla en el campo de hockey hielo durante el partido fue brutal. Cualquiera diría que unas horas antes William Seed había descargado toda su energía con el patinador artístico, porque salió al campo con una potencia inaudita. Golpes, luchas y moratones se sucedían por doquier, sin contar con la de barbaridades que soltó por la boca, enfrentándose especialmente con uno de los juegadores del otro equipo con el que parecía tener una revancha especial y al que acabó agarrando por el cuello.

William no es de los que olvidan. Necesita una pelea justa en cualquier terreno. Esperó tras el partido a que el resto de los compañeros de Alex Neveo le dejaran solo para invadir el vestuario del equipo contrario. Iba con ganas de partirle la cara, pero al ver al chaval sin el casco protector, semidesnudo con los calzones puestos, tan guapo e indefenso, se le rebajaron los ánimos y se le puso un poco morcillona la pija. Quizá podía tomarse la venganza de otra forma, haciendo las paces.

Lo cierto es que a Alex también le impresionó ver el cuerpazo musculoso de Will y pensaron que sería una buena idea zanjar la lucha allí mismo haciendo el amor en lugar de la guerra, inventando una nueva disciplina en los juegos olímpicos de invierno, la de comer rabo y chupar como cerdos.

Will le dio de comer polla al chavalín, pero le propinó unos cuantos hostiazos de rabo en la cara aprovechando su gran envergadura. También le agarró de los pelos y le forzó a tragar. Aquella reconciliación iba a ser pacífica, pero se veía obligado a meterle un poco de caña por todo lo que había pasado en la pista.

No fue precisamente una caña lo que le mertió por el culo, sino toda su soberana polla. Le puso de pie contra la pared, le agarró del cuello con su manaza grande y le empaló toda la verga hasta el último centímetro, hasta que sólo se veían huevos. Ese sólo había sido el principio de su propósito de reventarle el culo, porque cuando Alex se sentó en sus piernas clavándose el tronco, utilizó toda la fuerza de sus brazos para elevarle el culo y dejarlo caer de tal forma que se empalase el rabo por completo desde la punta el cipote hasta la base.

Sin duda un animal con muchas ganas de follar se había colado en los vestuarios. Will se dejó llevar por la ira y la lujuria y llegó a follarse al chaval en volandas, dejando sólo que se quedase colgado por los brazos de las repisas de los vestidores mientras él le machacaba el culo con fuerza. Una vez más se descargó todos los huevos. ¿Habría tenido ya suficiente por ese día o sucedería algo más que lo llevaría a apoderarse de otro prometedor trasero?

ENJOY NOW WINTER GAMES AT MEN.COM

ENJOY NOW WINTER GAMES AT MEN.COM

ENJOY NOW WINTER GAMES AT MEN.COM

Close