Diego Reyes se convierte en el macho follador de Paul Canon en “Selfish Love” | MEN

Ser egoísta en el amor y más concretamente en el sexo, significa hacer y buscar la forma de conseguir el placer máximo para uno mismo sin importarle un carajo la otra o las otras personas con las que lo esté haciendo. Vamos, que si eres egoísta en el amor querrás que la paja te la hagan a ti en lugar de hacerla tú y que en caso de ser activo, la meterás a tu ritmo y de la forma que sea necesaria buscando tu propio placer.

Paul Canon acaba de viajar a Barcelona y tiene muy claro lo que anda buscando para su propio beneficio en territorio machote español. Quiere un tio de estos que ha visto por la tele, guapo, cachas, con un buen culo para darle a él por el culo, un macho de los pies a la cabeza que cumpla todas sus espectativas, para que cuando vuelva a casa al otro lado del charco, pueda presumir ante sus colegas de haber montado un buen pollón español.

Y la mejor forma de encontrar un buen cerdo que se quede en pelotas y no le importe enchufarle el culo a la primera en plena calle es buscar y preguntar zonas de cruising, pero no cualquiera, sino la mejor. Lo quiere rápido y ya. El pasillo de una casa abandonada se convierte en un paseo de bombones. Enseguida se fija en Diego Reyes, en sus pectorales, la forma de sus preciosas nalgas bajo los pantalones, la mirada de vicio que intercambian al cruzarse. Parece como si se estuvieran buscando toda la puta vida y ahí están, cruzándose en un sitio de mala muerte.

Delante de todos los tios que pasan, no tienen tiempo ni de meterse en una habitación o largarse al hotel, se quedan en pelotas allí mismo y empiezan a merendarse las pollas y los huevos. Paul se queda alucinado con lo dura, larga y tiesa que la tiene Diego. Había sido un amor a primera vista y además había dado en el clavo en cuanto al tamaño del rabo que necesitaba.

La de tios que se pegaron el festín de sus vidas viendo y hasta grabando la follada para compartirla después entre sus colegas. Sabían que acabarían colgados en las redes sociales y probablemente se hicieran hasta virales, pero les importaba un pito.Lo estaban gozando de puta madre haciéndoselo allí entre hombres y de una forma tan guarra. Hasta llegaron a taponar el pasillo cuando a Paul le apeteció montarse sobre el pollón de su macho, ese que vio después correrse de cerca sobre su cuerpo a lechazo limpio.

ENJOY NOW PAUL CANON AND DIEGO REYES AT MEN.COM

ENJOY NOW PAUL CANON AND DIEGO REYES AT MEN.COM

ENJOY NOW PAUL CANON AND DIEGO REYES AT MEN.COM

Close