La Familia Polla: Papá me prepara una buena comida de rabo al llegar del insti | Family Dick

Desde que mis padres se habían separado porque mi madre había pillado a mi padre en la cama con otro hombre que se lo estaba follando, yo pasaba un mes con cada uno y tenía que acostumbrarme a sus normas. Era algo así como tener dos casas y en mi mente, para no pasarlo mal, siempre imagnaba que una era la de mi vida diaria y la otra la de veraneo, era una forma de sobrellevarlo.

Cuando me tocaba con mi padre, él hacía todo lo mejor que podía. Siempre que llegaba a la hora de comer después del instituto, me tenía ya preparada la comida, a veces un simple sandwich, pero era lo único que sabía cocinar. Como sabía que lo hacía con toda la voluntad y cariño del mundo, me lo comía sin rechistar. Mientras me preguntaba qué tal el mdía y me hacía reir un rato. Me daba tanta pena y a la vez lo admiraba tanto, que me veía casi en la obligación de darle algo a cambio.

Yo mismo hacía tiempo que había descubierto que también me gustaban los chicos, por lo menos para el sexo, que nunca había practicado antes, pero sí veía en el ordenador para pajearme y era lo que me interesaba. Mi madre ni se había enterado todavía y no pensaba decírselo, pero con mi padre todo fue rodado, aunque cuando se lo conté él ya sabía que me molaban los tios. No sé, siempre era más fácil y me sentía más cómodo al contárselo a alguien que sentía exactamente lo mismo.

El día que me decidí a contárselo a mi padre fue muy especial. Fue justo uno de esos días en que regresé del insti y me puso en la mesa una de sus comidas. Después de decírselo, me abrazó fuerte, empezó a besarme, yo también empecé a besarle, de repente y sin darnos cuenta estábamos morreándonos en los labios. Yo empecé a desabrocharle los pantalones, él a tocarme el culo metiendo las manos por detrás los mios, hice lo mismo con mi mano pero por delante en su paquete y se la toqué toda dura. Le bajé los gayumbos, me agaché y se la comí hasta que se me salieron las lágrimas.

Él me agarraba la cabeza y me follaba la cara. Se la chupé hasta que empecé a notar en la lengua el sabor saladito de lo que supuse que era la precorrida. Le invité a sentarse en la silla donde antes estaba comiendo y me senté sobre sus piernas clavándome toda la polla por el culo a pelo. Mientras se la estaba cogiendo por detrás para metérmela dentro, me preguntó si lo había hecho alguna vez con un chico. Le contesté negando con la cabeza, me metí la polla dentro hasta los mismísimos huevos y gemí del puro gustazo cuando mi padre me desvirgó el ojete.

Nota: Las imágenes, el vídeo y el texto reflejan una obra de ficción. Los actores no tienen ninguna relación de parentesco real.

ENJOY NOW AFTER SCHOOL SNACK AT FAMILYDICK.COM

ENJOY NOW AFTER SCHOOL SNACK AT FAMILYDICK.COM

Close