Pranksters (Bromistas) 1: Paul Canon le hace a William Seed la broma de la bajada de pantalones y termina con el culo follado | MEN

Todo preparado para el día de los inocentes, Paul Canon quiere dar a sus seguidores de YouTube un día inolvidable. Mientras el resto del mundo se dedica a cosas tan trilladas como los típicos muñecos blancos pegados a la espalda, él se ha buscando un cómplice y, mientras uno graba para después subir le vídeo a la red, el otro busca a una víctima para hacerle la bromita de la bajada de pantalones.

Se descojonan vivos viendo las reacciones de los tios, todos respondiendo de la misma forma, insultando, donde “hijo de puta” es lo más suave que les han podido decir, mirando hacia atrás y después intentando correr tras los bromistas, aunque al final terminan tomándoselo con buen humor, se suben los pantalones y aquí paz y después gloria.

Con lo que no contaban a la hora de hacer la bromita era con que algún tio pudiera andar por la calle sin calzones. Paul tiró como siempre con rapidez hacia abajo y casi ni se dio cuenta, hasta que miró hacia atrás para ver si tenía que seguir corriendo, de que al tio le había dejado en pelotas en mitad de la calle. Entre risas y en parte asustado, vio que el muy cabrón no dejaba de perseguirle y encima estaba fuertote, así que como le pillara le iba a pegar una somanta de hostias.

Ni siquiera tuvo suerte cuando de repente encontró una puerta abierta por el vecindario metiéndose en casa ajena, porque William Seed entró detrás de él. Paul intentó hacerse el inocente y pedir perdón y entonces se encontró con una gran sorpresa, el maromo empezó a bajarse los pantalones de deporte él solito, tenía una buena tienda de campaña montada y el rabo salió disparado y empinado todo duro.

Por si acaso, para evitar la futura hostia, se acercó y le merendó el pollón, pero no bastó con una mamada. El tiarrón se puso cachondo, se sacó un condón del bolsillo, se puso la funda en la polla e hizo que Paul se montara encima para pegarle una taladrada monumental desde abajo que después continuó cuando le dejó a cuatro patas empalado a toda hostia. Se estaba tomando la revancha muy en serio. Visto lo bien que le había salido la jugada, ahora tendría que pensar en otra bromita de igual calibre para todos sus fans y el paquetón de William en los pantalones le había dado una gran idea.

ENJOY NOW PRANKSTERS WITH PAUL CANON AND WILLIAM SEED AT MEN.COM

ENJOY NOW PRANKSTERS WITH PAUL CANON AND WILLIAM SEED AT MEN.COM

Close