La Familia Polla: Papá me pilla pajeándome con sus revistas porno | Family Dick

976Views
No es otro blog gay

Estaba en esa edad en la que los chicos empezábamos a darnos cuenta del placer que nos proporciona nuestro rabo. No sabía cómo hacerme una puta paja en condiciones, ni siquiera escuchando a los colegas en el cole sobre cómo se hacía. Hablaban de no sé qué coño de rodeársela con la mano y zumbarla de arriba a abajo con rapidez, pero a mí me sudaba la polla, porque lo que más placer me daba era plantar la mano encima y frotar.

La primera vez que sentí un gustillo anormal recorrerme el cuerpo mientras lo hacía, paré por miedo, pero estaba tan jodidamente guapo aquello que un día me animé a continuar y de repente me quedé medio ciego y saliéndome leche de la punta de la polla. Fue alucinante. Me asusté pensando que me había pasado algo, pero qué va, me sentía como nuevo.

Desde entonces las pajas se convirtieron en una adicción que practicaba varias veces al día, al despertarme, al meterme en el baño, en la ducha, por las noches viendo la del plus hasta codificada imaginando rabos y coños. Deseaba que mis padres se fueran de casa a comprar o donde fuera con tal de quedarme en pelotas por casa, cogiendo las revistas porno de mi padre de su cajonera donde las tenía escondidas y me mataba a pajas.

Aquellas revistas eran mi referencia. Fácilmente podía cascármela más de un centenar de veces con el mismo reportaje. A veces salpicaba las páginas con semen, intentaba limpiarlo, pero al día siguiente sde quedaban pegajosas. Otras veces ya estaban pegajosas y, sin saberlo, mi padre y yo estábamos compartiendo y tocando la misma leche de familia.

Cuando mis padres se separaron, la tonalidad de las revistas cambió por completo. Yo ya había crecido. Ese día que volvía del instituto me encontré algo distinto. De repente las revistas de tetas y coñitos habían dado paso a revistas de tios en pelotas con trancas enormes y culos buenísimos. A mi rabo eso le encantó más que las tetas, porque se puso durísimo al instante, así que me puse a cascármela con todas esas imágenes nuevas de tios atléticos. Y yo que creía que la polla de un tio estaba hecha para un chochete, pero descubrí que podía dar placer a bocas hambrientas y meterse por otros agujeros.

Imaginaos la situación cuando mi padre me pilló desnudo sobre su cama pajeándome con revistas de tios. Yo que ya no era un baby sino todo un tiarrón de metro ochenta con un buen pollón, mi padre empezó a salivar de alegría de verme así. Nos miramos primero avergonzados, pero yo no estaba dispuesto a dejarme de cascar la polla y él comenzó a desnudarse.

Se tumbó sobre la cama, separó las piernas, las levantó y dejó el culo abierto ante mi vista. “Intenta hacerme lo que has visto en las revistas”, me dijo. Y yo hice lo que pude. Como no sabía ni que existían los condones porque era virgen todavía a pesar de estar muy bueno, se la metí a pelo. Mi padre gemía como un puto cerdo y me daba cachetitos en los abdominales con su rabo tieso.

Joder, tenía el culo apretadito, tuve que empujar más de la cuenta. Aquella situación era super extraña y bizarra. La revista abierta con chulazos sobre la cama, mi padre abierto de piernas y yo follándole el culo, pero daba tanto gustito que no podía parar. Estuve como media hora perforándole el ojete y, cuando se la saqué para correrme, mi lefa salió disparada hacia su cara y más allá, como a unos tres metros despedida. Creo que le dio en todo el puto ojo, pero no pasa nada, mi lefa antes había sido su lefa, todo quedaba en familia.

Nota: Las imágenes, el vídeo y el texto reflejan una obra de ficción. Los actores no tienen ninguna relación de parentesco real.

ENJOY NOW DAD’S PORN STAFF AT FAMILYDICK.COM

ENJOY NOW DAD’S PORN STAFF AT FAMILYDICK.COM

No es otro blog gay