Mis compis de piso y sus colegas no paran de darme rabo y me preñan el culo uno a uno | Fraternity X

Cualquier fiesta universitaria que se precie, debería acabar con suelos pegajosos llenos de vino, de esto que vas pisando y la suela de los zapatos se te va pegando al piso y cuesta dar cada paso, pero las que se montan mis compis de piso y sus colegas de fraternidad, dejan el suelo llenito de otra sustancia pegajosa mucho más rica aún, la que les sale de los cojones de las pijas, después de meter chorrazos al viento, la que termina resbalando entre los muslos de mis piernas y salpica el suelo, después de que uno a uno hayan pasado preñándome el culito.

No hay quien los pare y yo me siento indefenso, aunque me encanta verles así y terminar siendo su putita. Todos tan fuertes, varoniles, guaperas y con grandes vergas, cuando se juntan y empiezan a hablar de coñitos y tetas, parecen sementales salvajes. Se van calentando con conversaciones y chistes, se sacan la picha y allí mismo entre hombres se ponen a masturbarse.

Sin un coño en el que regocijar la chorra, saben que mi ojete siempre está dispuesto, lo que pasa es que no estoy acostumbrado a tantos hombres a la vez. Por mucho que cierre los ojos e intente imaginar que me folla un solo hombre con mucha resistencia, el bullicio, los gritos de ánimo que se lanzan incitando a meterla a uno y a otro, los aplausos y vítores que se dedican cuando me van preñando uno a uno y me encharcan la raja del culo, me desconcentran.

No puedo permanecer indiferente al gang bang que se traen conmigo, a sus fuertes brazos rodeándome, sus torsos masculinos y definidos tan cerca bombeándome, al sonido de sus enormes cojones apuntalando mi trasero, chapoteando en él, a cada polla entrando mejor y más resbaladiza que la anterior usando el semen que los anteriores me han depositado dentro, sus caras de dolor y gusto cuando se corren.

Me encantan el de la camiseta azul ceñida, está tremendo, el de gafitas de sol al que le da vergüenza que le graben, porque uno lleva una cámara para después pasarlo por el instituto y convertirme en la puta más deseada, pero bien que no para de follar. Me encanta que entre varios me cojan en volandas, me abran de piernas y venga un buen macho a endiñarme la pija con ayuda de los demás. En un lugar dominado por olor a macho, puede que en esa habitación yo sea el más listo de todos.

WATCH NOW TAG THAT ASS AT FRATERNITYX.COM

WATCH NOW TAG THAT ASS AT FRATERNITYX.COM

Tags
Show More
Close