Ray Diesel destroza el culo de Fabio Toba metiéndole el pollón gigantesco a pelo | Fucker Mate

28Views
No es otro blog gay

No le ha hecho falta ponerse esos calzoncillos con un dibujo de elefante, cuya trompa es una tela aparte en la que encajar la polla. Ray Diesel pone cachondos a los chavalines con unos gayumbos ajustados, con su polla morcillona a punto de reventarlos, jugueteando, poniendo en marcha los músculos del culete para mover el pene y volverlos locos con el pedazo paquetón que se le marca.

Lo mejor es cuando coge y se baja los calzones, que el mostrenco de polla gorda y gigante sale disparado hacia arriba con un rebote lento, que da una ligera idea del peso del miembro. Entonces con ella fuera, sigue haciendo movimientos, su forma de reclamar boca y culitos. Y creedme que no le faltan, normal.

Fabio Toba no sabe cómo enfrentarla. Algo tan grande hay muchas formas por donde cogerlo, pero tiene que acercarse ya y tomar una dura decisión, tan dura como la polla que ahora atosiga sus narices a un palmo de la cara. Podría quedarse horas relamiendo de arriba a abajo ese tremendo tronco, pero el hambre le puede y tras una caladita repasando el miembro con la lengua, se la mete toda dentro.

La tiene amorfa el cabrón, como un plátano doblado hacia adelante por la base. Si los rabos rectos son los rabos guapos, estas pollas cabronas dobladitas son las atractivas, las que después te dan más gusto que las guapas porque te llegan a lugares que las otras no pueden.

Joder, y creía el inocente que eso ya había alcanzado su mayor tamaño, pues no le queda nada, porque según va mamando, eso crece más y más sin medida, lo cual va poniendo más cachondo a Fabio, que termina cogiendo bien el rabo por la base y dándose él mismo unos buenos azotes en el pecho.

Después de un rato chupándola, por primera vez la deja suelta y se envicia con la maravilla de ese rabo rebotando solito en el aire, gigantesco donde los haya, casi como la de un caballo. Pedazo manguera de macho. Aunque sea ya sólo por zorrear, Fabio se acerca a darle a Ray unos besitos, pero lo que realmente quiere es sentir la fuerza y el calorcito del pollón sobre su torno y ya de paso meterle una dulce pajilla con todo el cuerpo, subiendo y bajando.

El mamón sigue chupando rabo, pero a juzgar por las manazas de Ray que ya le están frotando el culo, poco va a tardar ese machote en reclamar el agujero que es suyo por mérito. Fabio no lo vio porque estaba ya a cuatro patas dispuesto a que le comiera y le follara el ojal, pero si hubiera podido ver el caminar de ese macho por detrás con el colgajo enorme entre las piernas, hubiera flipado. No pudo verlo, pero más tarde cumpliría la fantasía de cualquiera que lo hubiera visto, ladeando la cabeza entre sus piernas y metiéndose el mazo colgante en la boca.

Con las prisas se habían acercado antes a la farmacia de abajo en busca de preservativos, caja de doce por si las moscas. Ray se sacó la polla en el local para haber si los había para su tamaño, volviendo loco al farmaceútico que casi termina subiendo con ellos al piso. Que va, ni XL ni XXL, ni con las muestras, todos reventados o no le cabía por el aro. A tomar por culo, no había condón para una polla tan grande.

Pues así fue la cosa, a pelo que se la metió. Primero le dejó el cipote encima del agujero y le preguntó si quería tenerla dentro, como si alguien le fuera a decir que no después de notar el calorcito dle cipotón masajeando la raja. Después se la enfiló por el culo y la arrastró poco a poco hacia adentro dejándose la piel en el intento de lo apretado y ajustado que entraba aquello.

A cuatro patas y metiéndola dobladita hacia abajo, pues le tocó todo el punto débil al chaval, que no se corrió encima de la cama como un principiante de puro milagro. Le faltaron cinco centímetros todavía por meter, pero después de unas cuantas enculadas, por fin logró encajársela enterita hasta los topes.

Fabio no es de los que se amedrantan o dejan vencer por pollas salvajes como esa, no es de los que caen rendidos en la cama a las primeras de cambio cuando le meten una buena tanda de pollazos, sino que hinca bien las piernas en el suelo y resiste las embestidas con porte.

Podríamos decir que hubo un momento en la follada en que Ray no le estaba precisamente tocando el corazoncito, pero se le acercaba, al menos le llegaba a algún punto indeterminado de su cuerpo en el que nadie antes se había adentrado. A eso también se le podía considerar un tipo de amor.

Como recompensa a tanta dedicación, Fabio se sentó encima de su pollaza y le dedicó una bestial paja con el culo. Pollas así de enormes no debían conformarse con simples pajillas manuales, necesitaban pajotes bestiales a lo grande, con todo el cuerpo como moneda de cambio.

Un culazo virgen no habría podido soportar esa carga sin huir o sangrar, pero el de Fabio no era un culito virgen y eos estaba fuera de toda duda. A este se veía de lejos que lo suyo eran los tios pollones a lo grande. Después de tirarse un buen rato follado a cuatro patas, decidió acabar tumbado boca arriba sobre la cama para descubrir el placer del injerto de polla por el otro lado.

Aprovechó para tocar el pollón con los dedos de las manos a medida que iba saliendo y entrando resbaladizo y ajustado de su interior, pero poco tardó en volver a ponerse a cuatro patas que es como ese rabo doblado le daba más placer.

Escuchó un sonoro gemido, seguido de una ingente cantidad de líquido recorriéndole la raja del culo y resbalando entre sus piernas y acto seguido el pollón entrándole nuevamente por el ojete, donde terminó de deslecharse entre convulsiones de su dueño. Después de la corrida tocaba siesta, no sin antes acurrucarse uno al lado del otro y el gustito que sintió Fabio al notar cómo el rabo de Ray le acariciaba el costado, todavía duro y empitonado, pidiendo guerra de nuevo.

ENJOY NOW RAY DIESEL FUCKING FABIO TOBA RAW AT FUCKERMATE.COM

ENJOY NOW RAY DIESEL FUCKING FABIO TOBA RAW AT FUCKERMATE.COM

No es otro blog gay