Gay Porn NOW Milk | Especial leche con corridas, lefazos, faciales, tragalefas, bukkakes, ordeñapollas, pajas, preñadas y semen de macho sin parar

La mayoría de ediciones las suelo acabar con algo que me encanta y sé que a vosotros también, las corridas, como acaba toda buena follada que se precie y es que Gay Porn NOW pretende ser una buena follada. Hoy me voy a permitir el gustazo de hacer un especial todo leche de principio a fin con el que espero que os descarguéis bien los huevos. Va a haber de todo, desde preñadas con escapada de leche del ojete, pasando por montones de caritas bañadas en semen y para los más glotones, comilonas de lefa. Además traca final de las que os molan para vaciaros las pelotas como está mandado. Si es que cuando le pusieron de nombre a nuestra parte de la galaxia La Vía Láctea, sería por toda la leche que tenemos en los huevos. Vamos que nos vamos!

Dato Foland, I Love You.

Algunos habréis escuchado algo sobre esto. Un escándalo en el fútbol en Brasil por el que cuatro jugadores del Sport Club Gaucho de tercera división han visto rescindido su contrato al divulgarse un vídeo que grabaron en los vestuarios en el que hacen coña y simulan que uno de ellos está de rodillas pajeando los rabos de otros dos mientras en cuatro lo graba todo. Bueno, digo yo que ya que se ponían a ello, haber hecho realidad el bukkake ¿no? Porque unas buenas pijas sí que tienen, bien largas.Hubiera sido un buen comienzo para este especial cargadito de leche.

Antes de comenzar, permitidme poner este vídeo de Bo Sinn, uno de mis actores hetero preferidos por la pedazo picha que tiene el cabrón. El cambio que ha pegado estos últimos meses ha sido bestial y para mejor. Atrás queda el tio mazao culturista con unos músculos exagerados. Ahora es un tio con un cuerpo más atlético y mucho más guapo. Eso sí, su polla no ha decrecido ni un sólo centímetro, sigue tan guapa como siempre. Seguro que tiene montones de pretendientes para meterse con él en la bañera y clavarse ese rabo hasta los huevos. Está buenorro el tio.

Estos calzones de Carlos y Héctor ya se han vendido. Han querido mostrarnos el making of que es una auténtica cerdada que nos encanta. Podemos imaginar al afortunado comprador esnifándolos mientras se hace una paja. Olorcito a macho y a leche, ahí cubriéndole la cara mientras se masrturba la polla. Me voy a pensar si sorteo un regalito igual.

La importancia de no llegar tarde a un bukkake. Si lo haces, al final te encuentras con que el chaval va a chuparte la polla con la cara llena de mecos y haciendo resbalar por tu rabo el semen de todos los demás tios que ya se le han corrido encima y dentro. A ver, que también te da un plus para ponerte cachondo eso de verle la carita bañada de blanco con los lefotes en el bigote y hasta en las cejas, con goterones de leche cayendo por doquier.

A veces lo importante no es cuánto de lejos lances sino el espesor de tu leche y la cantidad. Puede que no tengas un tiro como otros, que no cruces caritas, pero si la cantidad es abundante, eso ya le servirá a los chicos como este para rebozarse tu polla por la cara mientras te corres y hacer que desaparezca entre una nube blanca. Joder esa barbita, se ha quedado para relamerla.

Su intención era darle el primer biberón, pero ya se sabe que con las cacharras nuevas pasan estas cosas, que el primer lechazo sale volando por encima. Ya se encarga el mamón de atraparla con la boca y succionar después de haberle dejado plantado el bigote.

A algunos tios no les hace falta tener a alguien que les lefe la boca cuando ya lo pueden hacer ellos mismos. Selfie no es eso que la gente se hace con el móvil, selfie es pajearse hasta llevarte al punto de corrida y justo cuando notas el puntito de gusto en la nuca que te deja medio ciego, soltar el rabo y dejar que escupa, que escupa.

Tu colega es tan guapo… te lo has llevado con el coche cerca de una playa abandonada en un día de lluvia porque por tu cumpleaños quiere regalarte algo. De repente te baja la cremallera de los vaqueros, te saca la porra y empieza a mamar apretando los labios demasiado fuerte. No para, le avisas de que te vas a correr pero el tio no para de chupar fuerte. Él te ha regalado lo más grande, pero tú nunca le habías regalado a otro hombre lo más preciado de tus cojones. Hasta la última gota.

Los baños públicos le vuelven loco y siempre hay chicos dispuestos a descargar los huevos en cualquier parte. La naturaleza le llama y siempre acaba como una puta por los suelos llenols de pisadas y meos, con la boca abierta y un manojo de rabos pajeándose con rapidez que terminan soltando toda su leche encima.

El secreto está en el frenillo. La verdad, el origen del cuento del genio de Aladino era esta. Frota, frota la lámpara y saldrá el genio a concederte todos los deseos.

Una polla gorda y perfecta, con un capullo digno de ser saboreado como el mejor de los helados. Recrearse con la lengua, pasearla por cada centímetro, sintiendo los bordes del capuchón, la ranura de la raja del cipote. Notar cómo a cada repaso empieza a hincharse más y más y cuando menos lo esperas sentir unos buenos chorrazos en tu cara, colándose por tu nariz y dentro de tu boca. Rebañar con el labio inferior las últimas gotas de miel. Lefazos salvajes en estado puro.

De cruising a guarrerar, a probar diferentes tipos de rabos, mamarlos y sacarles la leche. Especial el momento en el que se les hincha el cipote, sueltan unos gemidos, esperas con la boca abierta y no sabes si acabarás con papilla en la boca o bañado en semen de un completo desconocido.

Tu meta de cruising es conseguir que ese tio guapo y cachas, que siempre para en el coche haciéndose una cam el muy guarro mostrando su cacho polla y huevacos, comparándola con el tamaño de su móvil, te folle hasta dejarte toda la estirpe dentro.

En el pasado Gay Pride, alguno tuvo que hacer eso que muchas veces hacemos todos los hombres cuando una empalmada nos pilla sin previo aviso. Lo malo es que cuando te pilla sobre un bus donde miles de ojos te están mirando y encima llevas unos pantalones demasiado ajustados, no queda otra que seguir y a tomar por culo todo. Total, si estás bien dotado, no hay bochorno que valga. Que la gente lo disfrute.

Nadie como tu novio para hacerte feliz. Sólo él sabe cómo clavártela hasta el fondo y rellenarte el culo cuando le venga en gana. Se la saca para dejarte la corrida sobre los huevos y después te la vuelve a clavar aprovechando lo suave que se le ha quedado el capullo.

Tienes a dos tios luchando por meter su rabo dentro de tu culo. La tienen enorme los hijos de puta y te están destrozando el ojal a base de bien. Entonces uno de ellos, el que está encima, te avisa de que se quiere correr y te pregunta dónde quieres que te deje la leche. Le dices que dentro y terminas de volverle loco porque no se lo esperaba. Te mete tal cualeada que puedes sentir su capullo hasta saliéndote por la garganta y empiezas a sentir el culo mojado. Te mete la descarga con tanta fuerza que desplaza a la polla de abajo hasta dejarla fuera de combate.

Sólo cuando te saca el rabo del culo puedes notar el fresquito y los chorretes cayendo, de la cantidad de semen que te ha dejado dentro. Es entonces cuando os lanzáis estas miradas que valen oro.

Con tantas horas sobre el sillín, a los ciclistas no sólo les entra la necesidad de mear. El hecho de tener algo casi clavándose en el culo, a veces hace que se te ponga dura. El pedaleo que no para, el roce de las mallas rozándote la polla dura y tiesa. Imposible aguantar el ritmo sin sacársela y dejar toda la leche por el camino.

Después de una larga jornada de despedida de soltero, los invitados y el novio terminan en un local. Todo muy divertido, el juego de la toalla con un pedazo rabo bamboleándose por detrás pero lo que quieren es ver tema. Lo piden a gritos, lo piden por activa y por pasiva y se les termina concediendo el deseo. El vergón sale completamente desnudo con un pedeazo pollón enorme y gordo cubierto de nata. Se echa más por encima, la balancea con fuerza hacia el público y les lanza crema con olor a rabo. Alguno hace el intento de cogerle la pija, con la mano bien abierta porque esa polla es gigante.

No hay nada como tener a un buen macho cogido por los huevos. Le tienes tumbado en el sofá practicándole una paja y ya le has dicho que no vas a parar de frotarle el rabo hasta que se corra. El calorcito del pollón entre tus manos, el bamboleo de huevos, los gemidos, esa carita de sufrimiento que de vez en cuando mira hacia su propia polla, el momentazo en el que va a correrse y hace el intento de cogérsela él mismo, por inercia, pero no puede, coloca su mano sobre tu muñeca y deja que seas tú el campeón que se lleve el premio de lefa sobre las manos. Ese primer chorrete al viento que sabe a victoria.

Hay que conocer bien al macho que te está lefando. Por lo común si repites ya sabes más o menos cómo va de tiro, así que si lo que quieres esta vez es no desperdiciar ni una gota de semen, ya sabes cómo colocar la cabeza en la posición exacta para que todo vaya directo a la boca.

Yo te tapo la carita cariño, para que nadie te reconozca cuando lo pase a los amigos, pero tienes que dejarme grabarlo. La chupas tan bien y con tanto cariño, eres tan cerdo

Cierra los ojos por si acaso te deja ciego, por lo menos los primeros lefazos. Ya cuando el primero te dibuja el bigote y ya no salen más fuertes, puedes volver a abrirlos sin miedo. Al final y como muestra de amor y gratitud, le miras a los ojos con la cara lefadita y te lo tragas todo.

Sabes que una como estas podrían hacerte el hombre más feliz del mundo. Tan larga que da la vuelta a la cadera, tan gorda que a está a punto de reventar el calzón. Dos manos necesarias para pajearla y toda una escupeleches. Ya sólo por sentir el hostión del rabaco dándote una buena leche en toda la jeta al salir de su encierro merece la pena.

Todo esfuerzo tiene su recompensa. Flácido e inocente patito feo, la boca hace milagros y lo convierten en un bonito cisne grandote para regarte con todos sus plumazos blancos.

Están tan buenos que no pueden escapar a sí mismos. Se han puesto a hacer poses con los musculitos después del gimansio y han acabado en bolas follando. Tener a un tio guapo frente a frente y con esos musculitos y tableta de chocolate les puede, les va creando leche en los huevos y lo terminan soltando todo como cerdos. No se puede estar tan bueno.

La barbita canosa y el cuerpazo que se adivina bajo esa camiseta ajustada, ya dejan entrever a un madurito bien sexy. Esto es lo que os espera si le regaláis una buena mamada o para los más atrevidos si le pedís que os preñe el culete. Proteína de la buena.

Nuestro chavalote Allen King ha cambiado mucho en todos estos años, pero nos sigue molando ese guarrete que lleva dentro, que hinca las rodillas y se deja meter un facial que le deje la cara bien blanquita como al principio.

Joder, su colega le está aventando para que le deje los mecos en la boca. Le da una palmada en el culete para que se acerque más, pero a él le da cosa, nunca ha lefado una carita de un tio. Empieza a correrse en el cuello de la camiseta negra, demasiado lejos. Su amigo acerca la cara y entonces se produce el efecto dominó, la leche le sale con más fuerza y termina dejándole todos los pegotes blancos y colgando sobre la cara.

Tomad putos cerdos, que ya estábais echando de menos una traca final como esta para deslecharos a gusto las pollas. Haced honor con vuestras pajas a este especial de leche. Que no quede una puta gota en vuestros cojones. Hacedlo por la galaxia entera!

Tags
Show More
Close