Dato Foland y Hector de Silva se meten un folladón jugando a la ruleta rusa | Men At Play

204Views
No es otro blog gay

Hector de Silva cogió un vuelo a la tierra madre patria rusa y se plantó allí para experimentar un juego exclusivo de un club privado al que no todos podían acceder. En cuanto le llegó la invitación no se lo pensó ni un momento. La perspectiva de ser follado por un tiarrón ruso con buena polla no era algo que pudiera dejarse pasar así como así.

Las reglas eran muy sencillas. Dos habitaciones grandes, en una de ellas estaban los empotradores rusos y en la otra los invitados especiales elegidos de cada país del mundo. Cinco hombres en cada sala alrededor de una mesa con una botella en el centro. La suerte de la botella decidía cual ruleta rusa cada emparejamiento al azar. Primero el invitado pasaba a la sala contigua y esperaba a su correspondiente follador. Tras unos cristales de espejo, el resto de participantes podían mirar hasta que les llegase su turno para entrar en esa misma sala.

Avance de “Russian Roulette”

La botella eligió a Hector y en la otra sala a Dato Foland. Cuando el resto de jugadores vio aparecer a semejantes guaperas dentro de la misma sala a punto de follar, casi terminan abandonándose a una orgía, pero estaba prohibido el contacto. Eso sí, las pollas las tenían todos a rabiar. Hector tenía los ojos vendados. Dato comenzó a explorar y acostumbrarse a su cuerpo. Primero se agachó, le abrió la bragueta y le comió toda la polla. Después se sacó la picha empalmada, le abrió los cachetes del culo y se la metió dentro.

Hasta que no le hubo pegado la primera reventada, no le quitó la venda para que descubriera al machote follador que tenía detrás, todo un portento. Lo que no esperaban los organizadores es que se rompieran las reglas. Allí había activos, los rusos, y pasivos, los invitados, pero de repente Dato se dio la vuelta, arqueó la espalda y puso el culazo a disposición de Hector que se lo empitonó al gusto. De nada sirvió la voz de alarma ni que la seguridad corriese a toda prisa. Cuando llegaron, Hector estaba de rodillas con el traje salpicado de lefazos y en las otras dos habitaciones más de lo mismo por no poder aguantarse las ganas, todas las pijas corridas.

ENJOY NOW DATO FOLAND AND HECTOR DE SILVA FLIP-FUCK AT MENATPLAY.COM

ENJOY NOW DATO FOLAND AND HECTOR DE SILVA FLIP-FUCK AT MENATPLAY.COM

No es otro blog gay